Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

El HURJC se consolida en la implantación de esfínteres urinarios femeninos mediante cirugía robótica

El Servicio de Urología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, a la vanguardia del uso de cirugía robótica para la implantación de esfínteres urinarios femeninos

Los Doctores David Carracedo y Miguel Sánchez Encinas.

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos, integrado en la red pública madrileña, se ha convertido en el único centro de España que realiza la implantación de esfínteres urinarios femeninos artificiales mediante cirugía robótica, sumando ya 14 intervenciones de este tipo y convirtiendo a su Servicio de Urología en pionero en esta área a nivel nacional.

El esfínter urinario artificial es un dispositivo hidráulico de tres componentes -manguito, bomba de activación y reservorio-, creado para tratar la incontinencia urinaria de esfuerzo de ciertos pacientes. “Este mecanismo nos permite suplir la función de dicho músculo de forma fisiológica, ya que cierra la uretra cuando la vejiga se está llenando de orina, y la paciente puede activar el dispositivo para que se abra cuando desea miccionar”, explica el Doctor Miguel Sánchez Encinas, jefe del Servicio de Urología del hospital mostoleño. Para el doctor, el papel de la cirugía robótica es contribuir a implantar este mecanismo artificial de forma mínimamente invasiva y con mayor precisión que con la cirugía abierta.

Esfínteres urinarios femeninos robóticos

Para la colocación del esfínter femenino robótico, es preciso el uso de dos tipos de tecnologías. Por un lado, se encuentra el propio dispositivo, “compuesto por un manguito, colocado alrededor del cuello de la vejiga que permite el cierre y apertura del mismo para conseguir la continencia y evacuación vesical; la bomba de activación incorporada al labio mayor, que permite orinar a la paciente al pulsarla; y un reservorio a nivel pélvico, que contiene el líquido necesario para la apertura y cierre del manguito”, asegura el especialista. Por otro lado, es completamente necesaria la tecnología de cirugía robótica puesto que, gracias a su alta precisión quirúrgica y con la visión en tres dimensiones que aporta, se reduce mucho el porcentaje de complicaciones durante el procedimiento de inserción de este mecanismo.

El Sistema Quirúrgico Da Vinci, equipo de cirugía robótica del Hospital Universitario Rey Juan Carlos.
Doble tecnología puntera, factor clave del éxito

Este procedimiento, que se lleva a cabo desde septiembre de 2018, realiza a mujeres condicionadas por una disfunción del esfínter debido a enfermedades neurológicas o con incontinencia urinaria de esfuerzo. “El objetivo de la cirugía es conseguir que pacientes con este tipo de afecciones puedan disfrutar de nuevo de una vida normal, sin limitaciones en sus actividades físicas, laborales o en sus relaciones sociales”, señala por su parte el Doctor David Carracedo Calvo, especialista del Servicio de Urología del hospital, e incide en que la paciente no debe olvidar que “cuando desee vaciar su vejiga, tiene que activar la bomba del esfínter, mediante una presión suave para permitir la apertura del dispositivo”.

Este tipo de cirugía ha sido todo un éxito, ya que “el 90 por ciento de las pacientes se encuentra completamente continente, sin necesidad de utilizar ningún tipo de absorbentes, y el 10 por ciento restante presenta una importante mejoría de su incontinencia”, confirma el urólogo. La combinación de la implantación del esfínter artificial, como tratamiento más fisiológico para la incontinencia urinaria, y el uso de la cirugía robótica, que presenta menos riesgo de infección y de extrusión, menor dolor y una rápida recuperación, son los dos factores que explican los resultados tan satisfactorios.

Cirugía robótica

Actualmente, el Hospital Universitario Rey Juan Carlos ofrece en su cartera de servicios esta técnica de cirugía robótica, que se emplea para el implante del esfínter urinario artificial, tras un diagnóstico y tratamiento integral e individualizado de las pacientes con incontinencia urinaria, tanto simple como compleja. En este sentido, el Doctor Carracedo apunta que “en pacientes con incontinencia compleja, se estudia la causa de su incontinencia mediante las técnicas más avanzadas, tales como la vídeourodinamia o ecografía de suelo pélvico”. Asimismo, una vez incorporado el dispositivo, el equipo del Servicio de Urología del hospital mostoleño realiza un entrenamiento a la paciente sobre el manejo del esfínter artificial y le acompaña a lo largo del seguimiento postquirúrgico.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

La incorporación de las nuevas tecnologías en el marco de la Medicina Personalizada de Precisión está permitiendo la inclusión de la información genómica en...

Inbox

Disminuye la toxicidad de los tratamientos, mejora su calidad de vida y puede aumentar su supervivencia

Inbox

La mayoría de los nódulos tiroideos son asintomáticos y benignos, por lo que no precisan ningún tratamiento, pero hay una posibilidad inferior al 10%...

Inbox

La Unidad de Neumología de Olympia dispone de programas individualizados para el tratamiento del tabaquismo, de envejecimiento respiratorio y como de medicina predictiva

Inbox

18ª Jornada Internacional sobre Investigación Traslacional y Medicina de Precisión organizada por la Fundación Instituto Roche en colaboración con el Hospital Universitario Fundación Jiménez...

Inbox

Las uveítis pueden ser la manifestación de diversas patologías tanto oculares como sistémicas, cuya consecuencia más grave es la pérdida total de visión

Inbox

El avance tecnológico en los métodos de diagnóstico por imagen, han permitido la identificación de nódulos pulmonares en fases precoces

Inbox

En estos pacientes es fundamental la valoración nutricional y el seguimiento por parte de los endocrinólogos y los nutricionistas