Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

La modificación de los hábitos de vida y un tratamiento bien dirigido, claves en la mejora de la hipertrofia benigna de próstata

El abordaje de la hipertrofia benigna de próstata puede implicar tratamiento farmacológico e intervención quirúrgica, además de los cambios en el estilo de vida del paciente

Las Doctoras López Martín y González Enguita (centro) junto a otros profesionales de la FJD participantes en la Escuela de Pacientes de hiperplasia benigna de próstata.

La hipertrofia prostática benigna, o agrandamiento de la próstata, es un trastorno cada vez más habitual en la salud masculina y su abordaje implica la modificación de los hábitos de vida, la administración de fármacos para el tratamiento de los síntomas o, en casos más graves, cirugía.

La importancia de la educación en cuanto a hábitos y estilos de vida y la conveniencia de acompañar a los pacientes en el proceso asistencial de este trastorno están en el origen de la nueva Escuela de Pacientes con hipertrofia benigna de próstata que la Fundación Jiménez Díaz ha puesto recientemente en marcha dirigida a aquellos que van a ser intervenidos de este problema de salud en las siguientes semanas a la celebración de cada edición de la iniciativa, y que se enmarca dentro de la estrategia del hospital de impulsar acciones de educación sanitaria, prevención y promoción de la salud dirigidas a la sociedad, tal y como explica el Doctor Óscar Gómez, director de Continuidad Asistencial del centro madrileño.

“Buscamos establecer una cercanía de los pacientes con el equipo multidisciplinar de médicos especialistas en Urología y enfermeros que van a participar en su proceso asistencial y que puedan familiarizarse con las dependencias del hospital”, explica por su parte la Doctora Leticia López Martín, especialista del Servicio de Urología del hospital madrileño y coordinadora de esta iniciativa. Para ello, añade, en este marco de la Escuela de Pacientes, se ofrecen también encuestas de satisfacción sobre las actividades en las que vayan participando, con la oportunidad de resolver todas las dudas tras las sesiones, “lo cual permite al equipo de profesionales sanitarios escuchar qué es aquello que inquieta o demanda el paciente”.

Abordaje de la hipertrofia benigna de próstata

La próstata es una pequeña glándula situada debajo de la vejiga y delante del recto, cuya misión como glándula sexual es la creación de los nutrientes necesarios para dar soporte al espermatozoide, favoreciendo su madurez y movilidad para la fertilización del óvulo, ya que el líquido que produce formará parte del semen.

El agrandamiento de la próstata es un problema de salud que se vuelve más común con la edad, y la peculiar situación anatómica de la próstata hace que los problemas que puedan sufrir los hombres a lo largo de la vida se traduzcan en síntomas miccionales. “Estos síntomas -señala la Dra. Carmen González Enguita, jefa del Servicio de Urología de la Fundación Jiménez Díaz-, pueden mejorar con la educación del paciente en la modificación de sus hábitos de vida (cambios dietéticos, de ingesta de líquidos…) y un tratamiento bien elegido, según el tipo de síntomas y de próstata”. “Sin embargo, cuando la sintomatología no se resuelve, aparecen efectos secundarios o el paciente no desea estar siempre tomado medicamentos, está indicada la cirugía”, matiza.

Abordaje quirúrgico

En la actualidad, hay diferentes tipos y abordajes quirúrgicos para solucionar los síntomas y problemas provocados por la hiperplasia benigna de próstata, y todos ellos buscan eliminar el problema obstructivo que provoca la próstata al vaciamiento de la vejiga.

De manera global la próstata se aborda quirúrgicamente por vía endoscópica; es decir, a través de la uretra o por vía abdominal, bien por cirugía abierta, laparoscópica o robótica. La elección del tipo de técnica dependerá del tamaño de la próstata y de las posibilidades de poder elegir entre diferentes tecnologías o energías (laser, energía eléctrica, vapor de agua a alta presión…) que llegan a destruir el tejido prostático de manera diferente. Además, “existen otros procedimientos menos invasivos que separan los lóbulos prostáticos con un sistema de anclaje a la cápsula, lo que permite el paso de la orina a través de la uretra prostática”, concluye.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

Diseñado para ofrecer una oportunidad única para mejorar las capacidades físicas y rendimiento en un entorno de entrenamiento de primer nivel

Inbox

Reafirma con esta certificación su compromiso con la excelencia en la atención clínica, docente e investigadora, y se convierte en uno de los únicos...

Inbox

Deprecap es un programa de cribado poblacional de cáncer de pulmón mediante la realización de un TAC de baja dosis a la población de...

Inbox

Los resultados han sido excelentes, al no haberse presentado complicaciones relevantes en los pacientes intervenidos, y habiendo resultado procedimientos mínimamente invasivos de los que...

Inbox

El principal valor diferencial de la Geriatría en hospital es la humanización de la atención que ofrece a sus pacientes, con una atención integral...

Inbox

Está equipada con todos los recursos asistenciales, especialidades, laboratorio, radiología y genética médica del más alto nivel

Inbox

La intervención fue exitosa, duró cerca de 2 horas, con ingreso posterior de 24 horas, sin complicaciones tras el alta hospitalaria, y el paciente...

Inbox

La Doctora Isabel de la Azuela Tenorio, médico internista del Hospital Ruber Internacional, ha recibido un galardón de los Premios Nacionales Medicina Siglo XXI