Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

Una innovadora terapia permite recuperar el olfato a pacientes con secuelas del covid-19

El doctor Claudio Fragola, otorrinolaringólogo del Hospital Vithas Madrid Aravaca, aplica un tratamiento de rehabilitación olfativa con el que el paciente logra una recuperación superior al 80%.

Claudio Fragola, jefe del servicio de otorrinolaringología del Hospital Vithas Madrid Aravaca

No ser capaz de identificar una fuga de gas, una comida en mal estado o si un bebé necesita un cambio de pañal. Esta es la realidad de muchas de las personas afectadas por la covid-19, puesto que entre el 66 y el 75% de los infectados ha sufrido la pérdida o alteración de su sentido del olfato. Este problema, si no se trata, puede prologarse durante más de un año o incluso cronificarse en el tiempo, por eso Vithas Madrid Aravaca ofrece una terapia de rehabilitación olfativa con una tasa de recuperación superior al 80%. El jefe de servicio de otorrinolaringología del Hospital Vithas Madrid Aravaca, el doctor Claudio Fragola, lleva a cabo esta terapia, adaptada a las necesidades de cada paciente.

El coronavirus, al igual que otros tipos de virus, puede ocasionar la pérdida parcial o total del olfato (anosmia), así como provocar que no funcione correctamente. De forma que el paciente huela una cosa, pero la interprete de una manera diferente, como un mal olor.

Concretamente, entre el 66 y el 75% de los infectados por el SARS-CoV-2 desarrollan algún tipo de trastorno relativo al olfato. Sin embargo, según informa el doctor Claudio Fragola, entre el 80 y el 90% de los pacientes que ha tratado lo han recuperado muy pronto, en cuestión de tres o cuatro semanas. El resto no tiene esa suerte. Y no es un problema menor, ya que compromete su calidad de vida. Así lo indica el especialista: “Un paciente con anosmia no huele si hay una fuga de gas, un incendio o si una comida está en mal estado. Tenemos casos de pacientes que se intoxican con cosas de la nevera que no se dan cuenta que están podridas”. Y, además, afecta al gusto. “Cuando afecta el olfato, en general después tienen una afectación del gusto. Aunque la mayor parte sufren una alteración del olfato en lugar del gusto”, explica.

Profundizar en la causa del problema

Antes de comenzar la rehabilitación, el paciente debe someterse a una serie de pruebas diagnósticas. Para empezar, se realiza una exploración clínica completa para profundizar sobre la causa del problema. “Hemos descubierto pólipos nasales (masas que crecen dentro de la nariz y que dan como sintomatología la pérdida del olfato) en distintos pacientes. De forma que la covid-19 solo había supuesto el empujón final para perder el olfato”. A su vez, se llevan a cabo una serie de pruebas donde se evalúa su nivel de afectación, tanto a nivel cuantitativo como cualitativo. A partir de los resultados se establece cuál es el punto de partida de cada uno. Con el fin de recuperar la función de su sentido, el paciente debe oler una serie de esencias. “En caso de que no huela nada solemos utilizar cuatro: el limón, el clavo, la menta y la rosa”, asevera el doctor Claudio Fragola. Quien destaca el gran éxito de la terapia, con una tasa de recuperación superior al 80%, pero de cuyo éxito depende la implicación del propio paciente. Como explica, “no basta con simplemente oler mientras se ve la televisión. Hay que dedicar cinco minutos a inspirar y recordar esos olores. Lo ideal es hacerlo un par de veces al día”.

De acuerdo con el jefe de servicio de otorrinolaringología del Hospital Vithas Madrid Aravaca, hay que comenzar la rehabilitación lo más pronto posible. Según asevera, una vez que ha pasado un mes y el paciente no ha recuperado el olfato, sería ideal empezar una terapia de rehabilitación olfatoria. ¿Pero en qué consiste esta terapia? Básicamente en recuperar la memoria olfativa. Como señala el doctor, cuando una persona se queda sin olfato poco a poco su cerebro deja de interpretar los estímulos que recibe “aunque huela una cosa, el cerebro no es capaz de identificar o interpretarla correctamente, es decir, afecta a lo que llamamos la memoria olfativa”, explica el otorrinolaringólogo.

El tratamiento se adapta a las condiciones particulares de cada paciente. “Si vemos que en los test falla más en los olores frutales o aromáticos, le entrenaremos más en esa rama”, indica. Por otro lado, no es lo mismo entrenar el olfato de una persona normal que el de un chef o un catador de vinos. “En estos casos, podemos complicar el tratamiento tanto como queramos, como poner olores de cuero, humo…”, explica el doctor. En cuanto a su duración, varía mucho según el paciente. No obstante, el jefe de servicio de otorrinolaringología del hospital Vithas Madrid  Aravaca afirma que se consiguen resultados “muy significativos” a partir de los tres o seis meses de tratamiento.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

Diseñado para ofrecer una oportunidad única para mejorar las capacidades físicas y rendimiento en un entorno de entrenamiento de primer nivel

Inbox

Reafirma con esta certificación su compromiso con la excelencia en la atención clínica, docente e investigadora, y se convierte en uno de los únicos...

Inbox

Deprecap es un programa de cribado poblacional de cáncer de pulmón mediante la realización de un TAC de baja dosis a la población de...

Inbox

Los resultados han sido excelentes, al no haberse presentado complicaciones relevantes en los pacientes intervenidos, y habiendo resultado procedimientos mínimamente invasivos de los que...

Inbox

El principal valor diferencial de la Geriatría en hospital es la humanización de la atención que ofrece a sus pacientes, con una atención integral...

Inbox

Está equipada con todos los recursos asistenciales, especialidades, laboratorio, radiología y genética médica del más alto nivel

Inbox

La intervención fue exitosa, duró cerca de 2 horas, con ingreso posterior de 24 horas, sin complicaciones tras el alta hospitalaria, y el paciente...

Inbox

La Doctora Isabel de la Azuela Tenorio, médico internista del Hospital Ruber Internacional, ha recibido un galardón de los Premios Nacionales Medicina Siglo XXI