Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

Las varices genitales alteran en gran medida la calidad de vida de las pacientes

Son venas dilatadas en la vulva, la vagina y el periné y generalmente, están relacionadas con el síndrome de congestión pélvica (varices pélvicas) aunque pueden aparecer también de forma aislada o ir asociadas a varices en las piernas

Varices pélvicas y genitales muy aparentes

La principal causa de la aparición de las varices genitales es la insuficiencia venosa pélvica, es decir, varices en la pelvis. Las varices vulvares pueden aparecer de forma aislada o ir asociadas a varices en las piernas.

El aumento de presión venosa y la insuficiencia de las venas pélvicas originan fugas o reflujos a la región genital y las piernas desarrollando varices visibles en dichas zonas. Estas varices vulvares o genitales están muy relacionadas con los embarazos y sus cambios anatómicos y hormonales, siendo frecuente que aparezcan durante el mismo. En algunos casos suelen remitir posteriormente, aunque este hecho condiciona en gran medida la aparición posterior de nuevos episodios de este tipo de varices. También es habitual que en mujeres con varios embarazos las varices puedan persistir indefinidamente tras los partos.

Según el equipo de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Ruber Internacional, las varices vulvares trascienden en muchos aspectos repercutiendo significativamente en la calidad de vida. “Las mujeres que las padecen a menudo refieren que las varices afectan a su autoestima, lejos de ser un problema meramente estético. Pueden producir pesadez genital, inclusive molestias o dolor intenso durante o después de las relaciones sexuales y estas molestias pueden intensificarse durante el verano o durante el periodo menstrual. También suelen estar asociadas a varices en las piernas y a dolor lumbar recurrente”, indica el doctor Pablo Gallo, jefe de la Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Ruber Internacional.

Por ello, el diagnóstico y tratamiento oportuno mejora mucho la calidad de vida de las pacientes con síndrome de congestión pélvica.

Doctores Zubicoa y Gallo, del Hospital Ruber Internacional

“Estos síntomas sumados al dolor pélvico crónico constituyen el síndrome de congestión pélvica”, afirma el doctor Santiago Zubicoa, responsable de la Unidad de Radiología Vascular Intervencionista del mismo centro hospitalario.

Tras el parto es importante identificar la presencia de varices en las pelvis, compresiones venosas y sus fugas

Lo primero que hay que hacer si se presentan varices en los genitales es consultar a un profesional especialista en cirugía vascular. “Cuando las varices genitales se presentan durante los embarazos, los ginecólogos juegan un papel relevante ya que ellos tendrán la primera sospecha diagnóstica y posteriormente se debe remitir al servicio de cirugía vascular para una valoración clínica, indicar las medidas de soporte para prevenir complicaciones y realizar el respectivo seguimiento”, puntualiza el doctor Gallo.

Tras el parto es necesario un estudio completo clínico y ecográfico y se recomienda realizar ecodoppler transvaginal, abdominal y de miembros inferiores con el fin de identificar la presencia de varices en las pelvis, compresiones venosas y sus fugas.

De acuerdo a estos especialistas, si se confirman ecográficamente las varices pélvicas sumado a la presencia de dolor pélvico crónico y otras manifestaciones clínicas como varices en genitales, varices en las piernas, dolor lumbar, molestias o dolor relacionado con el acto sexual, está indicado realizar una flebografía pélvica. Es un estudio diagnóstico y terapéutico que se realiza accediendo a través de una vena del brazo, introduciendo un catéter hasta llegar a las venas de la pelvis y así nos permite visualizar e identificar si existen varices pélvicas o compresiones venosas en la vena iliaca izquierda (síndrome de May-Thurner) o en la vena renal izquierda (síndrome de Nutcracker). En ese mismo momento se puede proceder a realizar la embolización, que es la oclusión programada de las varices pélvicas.

“En el caso de las compresiones venosas, el tratamiento consiste en implantar un stent que cumple la función de muelle para evitar que la vena se comprima por las estructuras que la pinzan”, agrega Pablo Gallo.

Posteriormente es imprescindible realizar un seguimiento clínico y ecográfico.

“Una vez realizado el tratamiento de las varices pélvicas, ayuda a descongestionar la zona genital, y seguidamente se realizará escleroterapia (procedimiento mínimamente invasivo) de las varices vulvares, buscando aliviar la pesadez de esa zona y a su vez consiguiendo un buen resultado estético”, asevera el doctor Zubicoa.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

Olympia dispone de un innovador programa para cuidar la salud y el bienestar con un sueño óptimo y reparador

Inbox

En la XVII edición de los Premios BiC, otorgados por Gaceta Médica y la Cátedra de Innovación y Gestión Sanitaria de la Universidad Rey...

Inbox

En la XVII edición de los Premios BiC, otorgados por Gaceta Médica y la Cátedra de Innovación y Gestión Sanitaria de la Universidad Rey...

Inbox

La directora de Socios y Sostenibilidad del Club Excelencia en Gestión entregó ayer el sello al gerente del hospital, que ha logrado este aval...

Inbox

El Hospital Fundación Jiménez Díaz fue el más galardonado XXIII edición de los Premios Hospitales Top 20, otorgados por IQVIA, destacando entre los 170...

Inbox

Para prevenir el riesgo de infarto es importante llevar a cabo un chequeo cardiovascular a partir de los 40 años

Inbox

El proyecto, pionero en su entorno, facilita a los pacientes pediátricos con problemas de coagulación el proceso de control del tratamiento desde el domicilio,...

Inbox

El Servicio de Urología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, a la vanguardia del uso de cirugía robótica para la implantación de esfínteres urinarios...