La estadounidense Karen Keskulla Uhlenbeck se ha convertido en la primera mujer en ganar el premio Abel considerado como el premio “nobel” de matemáticas.

Publicidad

Uhlenbeck ha hecho historia.

La matemática estadounidense ha conseguido ser la primera mujer en ganar el premio Abel. Este galardón es considerado como el título más destacado de las matemáticas siendo así reconocido como el “nobel” de esta ciencia.

El premio ha sido otorgado por La Academia Noruega de las Ciencias y las Letras. Dicha institución ha resaltado que Uhlenbeck es una de las fundadoras del análisis geométrico moderno.

La aportación de Uhlenbeck se ha implantado en las matemáticas y ha conducido a algunos de los avances “más espectaculares” en ese campo en los últimos 40 años.

“Sus teorías han revolucionado nuestro modo de entender las superficies mínimas, como la formada por las burbujas de jabón, y los problemas de minimización generales en dimensiones más altas”, explicó el presidente del comité, Hans Munthe-Kaas.

Trayectoria profesional

Uhlenbeck nació en Cleveland (EE UU) en 1942. La matemática se graduó en la Universidad de Michigan y posteriormente se doctoró en la de Brandeis, pero fue en la de Chicago, en la década de 1980, donde se convirtió en un referente internacional.

Premio Abel

El Comité Abel está compuesto por cinco matemáticos reconocidos internacionalmente. Este comité ha elegido a Karen Keskulla Uhlenbeck como la ganadora del premio Abel de 2019. Con este galardón dotado con 620.000 euros, la matemática estadounidense sucede en el palmarés del premio al canadiense Robert P. Langlands.

El origen de este título se remonta a 2002 cuando el Parlamento noruego estableció este galardón en recuerdo del matemático noruego Niels Henrik Abel (1802-1829).

¿Quién fue Abel?

Niels Henrik Abel fue un matemático noruego, célebre fundamentalmente por haber probado en 1824 que no hay ninguna fórmula para hallar los ceros de todos los polinomios generales de grados.

Posteriormente, Abel desarrolló un método general para la construcción de funciones periódicas recíprocas de la integral elíptica. Finalmente, y a pesar de su corta vida, la mente de Niels Henrik Abel fue sumamente prolífica. Sus aportaciones a las matemáticas fueron numerosas convirtiéndose así en un icono de Noruega y de las matemáticas.

Publicidad

Comentarios