La Casa Blanca calcula que en EEUU se registrarán entre 100.000 y 240.000 muertos por coronavirus. Pese a sus reticencias iniciales, Donald Trump ha reconocido que las próximas «dos semanas serán muy dolorosas».

Publicidad

El mensaje de la Casa Blanca sobre el coronavirus en EEUU es estremecedor y dramático. La proyección que se hace desde la administración Trump es que el Covid-19 se llevará por delante la vida de entre 100.000 y 240.000 ciudadanos del país.

Lo ha explicado la doctora Deborah Birx, coordinadora de la respuesta a la pandemia en EEUU. Eso, además, en el mejor de los casos, ha advertido. Siempre y cuando se mantengan las directrices de distanciamiento social.

Aunque reticente al principio, ahora Trump parece consciente de la gravedad de la situación. Incluso, anunciaba gracias a eso que ayudaría a países como España e Italia. Por esta razón, ha dicho, respetar las medidas «es una cuestión de vida o muerte». «Vamos a pasar dos semanas muy duras», ha advertido. «Va a ser doloroso, muy doloroso durante dos semanas», ha dejado claro el mandatario.

El presidente americano ha pedido que «todos los estadounidenses estén preparados para los duros días que tenemos por delante». Lo ha hecho en la rueda de prensa más seria y contundente desde el inicio de la crisis. Un día, además, en el que el número de muertos ha superado ya a los de los ataques terroristas del 11-S.

Este miércoles, el número de casos confirmados en EEUU supera los 190.000. El coronavirus ha causado, además, más de 4.000 muertes. Una cifra que se ha duplicado en apenas tres días.

Respeto al confinamiento

Trump y las autoridades que le acompañaban han insistido en transmitir a la población que el éxito o fracaso depende únicamente del respeto a las medidas de confinamiento y distanciamiento.

El pasado domingo, el mandatario anunciaba que las directrices se extienden hasta el 30 de abril. Hace una semana, su previsión era levantar las medidas para el 12 de este mes. Sin embargo, la realidad y las cifras ha hecho que tenga que recular.

La doctora Birx ha explicado también que la previsión inicial era de entre 1,5 y 2,2 millones de muertes. Ahora, esa cifra ha bajado gracias a las medidas de distanciamiento social. Lo que ralentiza la propagación del virus.

Por eso, ha insistido en que los Estados que aún no han experimentado una aceleración de casos, actúen contundentes para aplanar la curva.

Publicidad

Comentarios