En su apuesta por impulsar la excelencia de la asistencia médica y la investigación, el Servicio de Oncología de la Fundación Jiménez Díaz se someterá a un exhaustivo análisis que permitirá confirmar el cumplimiento de los requisitos de calidad del diagnóstico molecular que realiza, definidos por la certificación puesta en marcha por la Fundación ECO (Excelencia y Calidad de la Oncología) y Fundamed (Fundación de Ciencias del Medicamento y Productos Sanitarios).

Publicidad

El proyecto, que se realiza en colaboración con Bayer, ya se está implementado en la Fundación Jiménez Díaz, bajo la coordinación de los doctores Jesús García-Foncillas y Federico Rojo, jefes de sus departamentos de Oncología y Anatomía Patológica, respectivamente.

“Los avances en Oncología de los últimos años han permitido identificar biomarcadores predictivos que se traducen en estrategias personalizadas de tratamiento para numerosos tipos de tumores y pasan por atender al paciente, no tanto en función de la localización de su tumor, sino por su caracterización. Ofrecen, por tanto, excelentes oportunidades, pero a su vez crean nuevos retos organizativos y de gestión” explica el Dr. García-Foncillas, también miembro de la Fundación ECO.

Uno de ellos ha sido la implementación del diagnóstico molecular en la práctica clínica diaria, lo que ha supuesto también cambios en la terapéutica y en los tratamientos. “Con este sello hemos querido definir un sistema que reconozca la excelencia en los laboratorios de Oncología Molecular y valorar y sentar las bases de la calidad del diagnóstico molecular en todos los aspectos relacionados con las diferentes patologías oncohematológicas”, señala por su parte Santiago Quiroga, presidente de Fundamed.

“Es importante conocer el modelo organizativo -añade-, el tipo de financiación del laboratorio de Oncología Molecular y si depende del servicio de Oncología o de otro servicio del hospital, así como las técnicas de diagnóstico utilizadas, entre otras cuestiones”.

Entre los aspectos que se analizarán destaca si el hospital dispone de laboratorio de Oncología Molecular para la práctica clínica, si hay coordinación fluida entre Anatomía Patológica, Biología Molecular y Oncología Médica, si se llevan a cabo técnicas de secuenciación masiva de ADN, si el laboratorio dispone de plataformas NGS (Next Generation Squency), si se trabaja con biopsia líquida, tanto en el diagnóstico como en la progresión de la enfermedad para detectar mutaciones en genes clave, o si se realizan determinaciones de mutaciones, tales como EGFR, ALK, o ROS, entre otros.

“Todo ello nos permite definir de una manera más precisa el diagnóstico porque conoceremos mejor la tipología del tumor en función de su caracterización genética, nos ayuda a identificar biomarcadores predictivos y, en definitiva, a evaluar mejor a los pacientes con cáncer, administrándoles tratamientos personalizados y terapias dirigidas que se traduzcan en mayor supervivencia y mejor calidad de vida”, apunta el jefe del Departamento de Oncología de la Fundación Jiménez Díaz.

Y es que, como comenta Guido Senatore, director médico de Bayer, “la Oncología ha evolucionado hacia un nuevo concepto marcado por la individualización del tratamiento, basado en el estudio molecular del tumor y que permita un diagnóstico que aporte más información que la mera identificación anatómica del tumor primario y su estudio histológico”. “En este nuevo escenario de la Oncología de precisión, el estudio de alteraciones específicas que marquen un punto de inflexión en el beneficio terapéutico de un paciente aporta un valor excepcional al tratamiento del tumor”, concluye.

Publicidad

Comentarios