El complejo hospitalario Ruber Juan Bravo ha realizado la primera intervención de cirugía abdominal radioguiada. La intervención la llevó a cabo el equipo del Dr. Juan Carlos Meneu con la colaboración de la Dra. Ute Vera, especialista en Medicina Nuclear del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Publicidad

La cirugía radioguiada o cirugía radiodirigida es una técnica que implica la detección de radiofármacos administrados al paciente previamente al acto quirúrgico. Se trata, por tanto, de una disciplina conjunta  entre la Cirugía y la Medicina Nuclear, que requiere la colaboración de especialistas en ambas ramas de la medicina.

 La técnica ROLL  (Radioguided Occult Lesion Localisation) es un procedimiento de cirugía radioguiada que permite la detección intraoperatoria de lesiones no palpables susceptibles de ser biopsiadas.

El procedimiento consiste en la inyección intralesional de un radiofármaco guiado por imagen (ecografía, mamografía, RM, TAC). Posteriormente se obtienen imágenes de la distribución del mismo en el equipo SPECT-TAC que permiten comprobar la exacta localización de la lesión a ser resecada.

El último paso es la detección intraoperatoria del radiofármaco inyectado mediante el uso de sondas especialmente diseñadas para ello en quirófano. El cirujano, en estrecha colaboración con el médico nuclear, resecará la lesión guiado por esta sonda intraoperatoria. Gracias a la información que proporciona la sonda (que localiza el punto de mayor radioactividad y que corresponderá con la lesión a resecar) se optimiza el acto quirúrgico tanto en tiempo como en la disminución de secuelas para el paciente.

“El conocimiento de la afectación linfática en pacientes con cáncer colorrectal es importante en la cirugía y en el proceso de toma de decisiones postoperatorias”, señala el Dr. Rubén del Olmo, miembro del equipo de Meneu y cirujano colaborador de la intervención quirúrgica, “de forma que pacientes con ganglios negativos presentan una supervivencia de 70-80% a los 5 años, en contraste con los que tienen ganglios positivos, que es de un 30-60%”.

“La cirugía radioguiada podría ser una herramienta útil en la estadificación intraoperatoria del cáncer, mejorando las técnicas resectivas y por tanto la supervivencia a largo plazo, siendo  así mismo  de  gran utilidad en recidivas locoregionales, mejorando la resección  quirúrgica completa”, añade la Dra Yari Aguilera, cirujana miembro del equipo que dirige el Dr. Meneu.

 En opinión del Dr. Meneu, “la cirugía abdominal radioguiada en tumores que recaen o de difícil localización intrabdominal, es una técnica sencilla, reproducible y segura, que podría aumentar la eficacia en la localización de las lesiones, asegurando la inclusión de las mismas en la pieza quirúrgica con unos márgenes quirúrgicos adecuados”.

Por su parte la Dra. Ute Vera, especialista en Medicina Nuclear del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid,  destaca como “ventajas de la cirugía radioguiada mediante la técnica ROLL que permite la localización y delimitación preoperatoria de lesiones ocultas no palpables, es una técnica cómoda para el paciente, permite centrar la lesión y por tanto planificar la incisión, reduce la cantidad de tejido extirpado y el tiempo de intervención quirúrgica, haciendo la intervención más simple y rápida”.

Publicidad

Comentarios