La introducción de los sistemas navegadores ha supuesto una mejora considerable en el manejo de las arritmias. La tecnología asociada a la cartografía electrofisiológica cardiaca evoluciona de modo muy rápido, incorporando la tecnología tridimensional.

Publicidad

El puntero sistema de navegación para el tratamiento de las arritmias, incorporado por la Unidad del Corazón del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, dirigida por el Dr. Gonzalo Pizarro y de la que forman parte los cardiólogos especialistas en arritmias Dr. Andreu Porta y Dra. Raquel Casado, utiliza un catéter integrado con un sensor para permitir la adquisición automática y simultánea de la información eléctrica de esa posición y sus coordenadas de localización tridimensional, además de la fuerza de contacto con las paredes del corazón. El sistema reconstruye un mapa electroanatómico en 3 D de la cámara cardíaca codificada en color, con información electrofisiológica relevante y en tiempo real.

Tal y como explica el Dr. Porta, “se trataría de un sistema que utiliza una base similar a la del GPS de nuestro coche pero en 3 dimensiones, nos permite ver en cada momento con exactitud milimétrica en qué parte del corazón nos encontramos y qué actividad eléctrica existe.”

“Sin duda -señala el experto-, los sistemas de navegación añaden precisión y rapidez con un adecuado umbral de seguridad dado que minimizan el uso de rayos X y por lo tanto disminuyen enormemente el nivel de radiación que soporta tanto el paciente como los profesionales que intervienen”.

El Dr. José Ángel Cabrera, Director del Departamento de Cardiología al que pertenece el Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo y uno de los mayores expertos mundiales en anatomía cardiaca aplicada a las arritmias resalta la permanente apuesta del grupo Quironsalud por la tecnología más puntera en beneficio del paciente.

Este sistema de navegación es especialmente útil para el tratamiento de arritmias complejas tales como fibrilación auricular y taquicardia ventricular. El diagnóstico y tratamiento de estas patologías requiere de una super-especialización que el equipo humano del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo posee.

Publicidad

Comentarios