Un nombre comienza a sonar con fuerza en los mentideros independentistas como próxima presidenta de la Generalitat: Elsa Artadi. La jefa de campaña de Junts per Catalunya podría ser la apuesta de Carles Puigdemont si éste no pudiera tomar posesión.

Publicidad

Además de Inés Arrimadas, las elecciones catalanas celebradas este jueves han dejado otra triunfadora con nombre de mujer. Se trata de Elsa Artadi, la jefa de campaña de Junts per Catalunya, que, contra todo pronóstico ha dado la vuelta a las encuestas y ha ganado a ERC la batalla por liderar el independentismo.

En caso de que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont opte por seguir en Bruselas para no ser detenido o que su situación judicial le impida recoger el acta de diputado y recuperar su trono, Elsa Artadi tiene muchas papeletas de convertirse en su ‘delfín’.

Directora de campaña de Junts per Catalunya y décima en la lista por Barcelona, su protagonismo ha crecido como la espuma en la recta final de la campaña. Sin ir más lejos, este jueves fue una de las encargadas de pronunciar el discurso triunfal de la candidatura durante la noche electoral. “Puigdemont 34, Rajoy, 4; Independencia 70; 155: 57 La victoria de los independentistas es la victoria de todos”, dijo.

Elsa Artadi nació en Barcelona en 1976. Licenciada y máster en Economía por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, se doctoró en la Universidad Harvard, fue profesora universitaria en universidades de Italia y China y consultora del Banco Mundial, hasta su entrada en la Generalitat en 2011, durante el mandato de Artur Mas.

Lo hizo como asesora en el Departamento de Economía, cuando el conseller era Andreu Mas-Colell, que había sido antes su profesor. En 2013 fue nombrada directora general de Tributos y Juego, donde creó la La Grossa, la lotería de Navidad catalana.

En 2015 fue nombrada secretaria de Hacienda del Departamento de Economía y Conocimiento, y en enero de 2016 pasó a ser directora de la Coordinación Interdepartamental de la Generalitat. Este mismo año ha coordinado y presidido la ponencia ideológica del nuevo PDeCAT, donde no pudo ocupar el puesto que tenía reservado en la ejecutiva por el régimen de incompatibilidades del partido.

En los últimos meses Artadi se ha convertido en la mano derecha de Puigdemont, con quien lanzó un órdago al mismísimo PDeCAT confeccionando una lista electoral sin los principales cuadros del partido. Es su extensión en Cataluña desde Bruselas. Ahora son varias las voces que la señalan como posible presidenciable ante las causas judiciales abiertas de los primeros candidatos de Junts per Catalunya.

ELSA ARTADI NO GUSTA EN ERC

Su principal hándicap, sin embargo, está en que no es del gusto de ERC, con quien Junts per Catalunya tendrá que pactar gobierno. Y es que Elsa Artadi era “la chica” a la que los hombres de Junqueras querían “torear”, según una conversación grabada por la Guardia Civil entre el secretario de Hacienda, Lluís Salvadó y uno de los asesores del exvicepresidente de la Generalitat. En esa grabación, el primero asegura a su interlocutor: “Si la decimos la verdad estamos muertos”.

La conversación tuvo lugar el pasado 30 de agosto, cuando Lluís Salvadó llama a Raúl Murcia Tobalo, alias ‘Muto’, asesor especial en materia de difusión institucional de la Generalitat y que en ese momento se encontraba acompañando a Oriol Junqueras.

El secretario de Hacienda le confiesa a ‘Muto’ que “el patio” está “muy verde” y que no tienen “capacidad” para declarar la independencia en octubre porque no tienen ni control de aduanas, ni banco central… Es en ese momento cuando Salvadó asegura que “cualquiera con dos dedos de cerebro lo sabe” que no están preparados para declarar la independencia. Pero su miedo no es ese, sino que le culpen a Oriol Junqueras de que “no ha preparado el país para que el 2 de octubre” declaren la independencia.

“HAY QUE TOREARLA”

‘Muto’ le pregunta si hay posibilidad de posponer la entrevista con Elsa, pero Salvadó le responde que ésta está yendo ya hacia su despacho y propone “torearla” porque, según asegura, si le dicen la verdad están “muertos”. “Podemos torearla, pero viene de aquí a un rato, pero si le decimos la verdad que,… es que si esto… estamos muertos”, asevera.

El secretario de Hacienda se lamenta de que no formen un equipo donde la gente “jura lealtad” y Raúl Murcia le responde que mejor decir que “algunos” de sus jugadores “no juegan al mismo nivel”. Acto seguido Raúl Murcia le explica a Salvadó que había hablado con Junqueras sobre el asunto y que lo mejor era “darle largas a esta chica”, en referencia a Elsa Artadi, mientras piensan qué hacer y decirle.

Aunque finalmente, Muto considera que la solución de pasar la reunión a mañana “es un parche” y Lluís Salvadó le insiste en que “al final, aquí hay un problema de fondo” y cree que es el momento en el que todos deberían saber “dónde cojones” estaban y fueran “conscientes de cuál es la realidad”. En cualquier caso, propone ser “muy prudentes” con la enviada de Puigdemont y no decirle que no tienen capacidad para hacer “esto o aquello” para que no lo usen en su contra. “En fin, intentaremos hacer eso, marear la perdiz”, concluye Salvadó.

Publicidad

Comentarios