La escalada verbal entre Estados Unidos y Corea del Norte subió de nivel este martes con unas incendiarias declaraciones de Donald Trump, seguidas de la respuesta en forma de amenaza del régimen de Kim Jong-un.

Publicidad

El presidente de Estados Unidos, siempre excesivo, respondió este martes a las últimas amenazas del régimen de Pyongyang con una bravuconada: “Será mejor que Corea del Norte deje de amenazar a Estados Unidos o se encontrará con una furia y un fuego jamás vistos en el mundo”.

La respuesta de Kim Jong-un no se ha hecho esperar. Corea del Norte ha asegurado este miércoles que tiene entre manos un plan para atacar con misiles balísticos las bases estadounidenses en la isla de Guam, un importante enclave militar de Washington en el Pacífico.

La escalada verbal tiene lugar a raíz de las duras sanciones económicas que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas impuso el sábado contra el régimen norcoreano, con la bendición de China y Rusia, gracias a la presión de Washington. La penalización recortará en 1.000 millones de dólares los ingresos por exportaciones del ya por sí aislado país. Se negoció tras el lanzamiento de dos misiles balísticos de alcance intercontinental durante el mes de julio.

A través de un comunicado, Kim Jong-un advirtió a EEUU que le haría “pagar mil veces el precio de su crimen”, en referencia a las sanciones de la ONU,  y de “llevar a cabo una guerra sin cuartel” si Washington decidiera optar por un ataque preventivo para frenar el programa de armamento nuclear norcoreano. “El Ejército Popular de Corea está dispuesto y preparado para iniciar un conflicto armado total”, asegura.

Tras estas últimas amenazas, el tema recurrente de una Tercera Guerra Mundial vuelve a estar muy latente en las redes sociales. Son muchos los usuarios de Twitter que temen el estallido de un nuevo conflicto bélico. El interés y preocupación con este asunto es tal que este año se ha alcanzado el récord histórico de búsquedas en Google de “World War 3” (Tercera Guerra Mundial).

Fue el pasado mes de abril, coindiendo con la tensión existente entre Estados Unidos y Corea del Norte, así como a los bombardeos que ordenó la administración Trump en Siria y en Afganistán.

Publicidad

Comentarios