Era de esperar que y finalmente así ha sucedido. El correo que la policía belga envió a un Mosso pidiendo información sobre el imán de Ripoll ya se ha filtrado. Y alas redes se han hecho eco de ello. Mientras tanto, los Mossos callan al respecto.

Publicidad

“Cuanta más información, ¡mejor!”, así apremiaba la policía belga a los Mossos d’Esquadra a compartir e incluso investigar al imán de Ripoll en un correo que se ha filtrado ahora. Aunque la policía autonómica ha justificado que no aparecía en las bases de datos y que se trataba de una comunicación informal, lo cierto es que han preferido callar sobre la filtración que les pone en un aprieto.

Fue en el año 2016 cuando un policía de la localidad belga de Vilvoorde solicitaba a un Mossos hacer una averiguación sobre Abdelbaki es Satty, quien quería trabajar como imán en esa ciudad. El correo ha sido ahora filtrado por la agencia Efe y fue escrito en enero del año pasado, cuando el imán de Ripoll buscaba trabajo en Vilvoorde, aunque tenía planeado volver a Cataluña un mes después.

Los Mossos alegan que se trataba de una comunicación informal, recibida en el email particular del agente español, que había conocido a su colega belga en unas jornadas meses antes.

“Quería pedirte si hay la posibilidad de indagar sobre una persona que quiere trabajar aquí, en Vilvoorde, como imán. En el fichero adjunto encontrarás su identidad. Sé que se está planteando ir a Barcelona en febrero y que está casado allí. Cuanta más información puedas compartir sobre este individuo, ¡mejor! Espero tener noticias tuyas muy pronto. «Muchos gracias, senior 😉 (sic). Salutaciones”, rezaba el email, que terminaba de manera informal y con una afectuosa despedida.

El agente de los Mossos buscó en la base de datos y contestó asegurando que no había nada del imán de Ripoll pero sí de otra persona con el mismo apellido, Mustafa es Satty, que había sido investigado en 2006 en una operación contra el yihadismo.

Ni los Mossos d’Esquadra, que han estado muy activos en Twitter tras los atentados, ni el consejero de Interior catalán, Joaquim Forn, han dicho nada acerca de esta filtración, callando y argumentando tan sólo que se trata de una comunicación informal. Algo que han repetido en varias ocasiones desde que se conociera este contacto de la policía belga.

Publicidad

Comentarios