Trump quiere acabar con la enmienda 14 de la Constitución, relativa a la ciudadanía por nacimiento. Ésta establece que cualquier persona que nazca en EEUU obtiene de inmediato el derecho a vivir legalmente en el país.

Publicidad

En su cruzada contra la inmigración, Donald Trump anunciaba este pasado martes que planea acabar con la llamada “ciudadanía por nacimiento” en EEUU. Aunque algunos dudan de que pueda hacerlo.

En una entrevista en el medio digital ‘Axios’, Trump aseguraba que estaba trabajando para poner fin a este “derecho” recogido en la enmienda 14 de la Constitución. Un apartado creado hace ya 150 años y que establece que cualquier nacido en suelo de EEUU es ciudadano del país. El presidente americano explicaba que en contra de lo que parecía, “me dicen que simplemente puedo hacerlo con una orden ejecutiva”.

El debate sobre si Trump tiene o no ese poder se ha disparado en EEUU. Así como también si la “ciudadanía por nacimiento” está siendo explotada por inmigrantes sin papeles. Y es que quienes claman contra la inmigración dicen que esta enmienda 14 es un imán. Anima a las mujeres embarazadas a cruzar la frontera para dar a luz en EEUU. Una práctica que se conoce como “turismo de nacimiento” o tener “un bebé ancla”.

“El bebé es básicamente ciudadano de Estados Unidos durante 85 años con todos los beneficios. Es ridículo. Esto tiene que terminar”, decía Trump al respecto. Sin embargo, las encuestas revelan que el 60% de los estadounidenses están en contra de acabar con este derecho de ciudadanía por nacimiento.

¿Puede Trump acabar con la enmienda 14?

La mayoría de expertos coincide en que Trump no puede por decreto limitar un derecho establecido en la Constitución. Tampoco que lo pueda hacer de manera unilateral. Por lo que será la Justicia quien respalde o no su decisión en caso de intentar acabar con ella.

Para eliminar una enmienda constitucional harían falta dos tercios de los votos del Congreso y el Senado.

Según el centro de investigación Pew, 275.000 bebés de padres inmigrantes sin papeles nacieron en 2014. En ese mismo año, había ya 4,7 millones de niños nacidos en EEUU menores de 18 años viviendo con al menos uno de sus padres en situación irregular.

Publicidad

Comentarios