Andrés Manuel López Obrador, el nuevo presidente de México, quiere vivir a lo Jose Mujica, el expresidente de Uruguay. Como prometió en campaña, renuncia a vivir en la residencia oficial y a usar seguridad y el avión presidencial. Además, anuncia que se bajará el sueldo.

Publicidad

El futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha confirmado que renunciará a la seguridad oficial, la residencia de Los Pinos y el avión presidencial, conforme a sus promesas de campaña.

“He sostenido que me cuida la gente y me cuida el pueblo, y el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”, afirmó en rueda de prensa el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que consiguió la Presidencia el pasado domingo en las urnas.

Aludía así a que evaluará el uso de fuerzas de seguridad pública para su protección, especialmente del Estado Mayor Presidencial.

Explicó que no va a desaparecer el Estado Mayor Presidencial, cuerpo militar de élite, sino que se va a incorporar a la Secretaría (ministerio) de Defensa “por completo” y ya no estará “encargado de custodiar al presidente de la República”.

“Me va a cuidar la gente del pueblo y me van a cuidar ustedes”, dijo López Obrador, a quien antes de entrar al Palacio Nacional y al salir rodearon numerosos medios de comunicación y simpatizantes en la calle.

El futuro presidente de México anunció que convertirá la residencia oficial de Los Pinos en “un espacio para las artes y para la cultura del pueblo de México” y que él no vivirá allí.

VIAJARÁ EN AVIONES COMERCIALES

En la rueda de prensa, de unos 40 minutos, también anunció que no usará el avión presidencial. “No voy a trasladarme en aviones de gobierno, ni tampoco en helicópteros. Cuando tenga que viajar lo haré como siempre, en aviones de línea comercial“, indicó. De esta manera, aseguró que su Gobierno va “a cumplir con todo lo ofrecido durante el proceso de campaña”. “No podemos tener un gobierno rico y un pueblo pobre”, añadió.

También dijo que se recortará su sueldo y el de todos aquellos que él dice que pertenecen a la llamada “burocracia dorada”, es decir, funcionarios del gobierno que se aprovechan de su posición de poder para lograr beneficios personales. “Voy a ganar la mitad de lo que gana Peña Nieto” y agregó que “los maestros van a ganar más, las enfermeras, los doctores, los campesinos…”.

López Obrador ganó la Presidencia de México con un 53% de los votos en los comicios del pasado domingo, a 30 puntos de Ricardo Anaya, del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Publicidad

Comentarios