Roger Torrent frena en seco las intenciones de Carles Puigdemont y paraliza la Ley de Presidencia que permitiría investirle a distancia. Una decisión que ha avivado la guerra en las filas independentistas.

Publicidad

Después de que JxCat criticara a Torrent por llevar la investidura de Puigdemont a Estrasburgo, la guerra entre independentistas se aviva otro poco más. El presidente del Parlamento catalán ha decidido frenar en seco las intenciones de tramitar la llamada Ley de Presidencia, que abriría opciones a investir al expresidente catalán.

Mientras que JxCat pretendía allanar el camino para permitir la investidura a distancia de Puigdemont, Torrent decidía frenarlo en seco. ERC se niega a modificar la ley porque, aseguran, sería impugnada de manera inmediata por el Gobierno del PP y sería suspendida después por el Constitucional.

Además, los miembros de la Mesa que admitieran a trámite la modificación podrían ser acusados de desobediencia por el Constitucional. El alto tribunal ya ha advertido a los diputados que se ajusten a la legalidad.

ERC al completo ha decidido desmarcarse de JxCat y no ha incluido en la reunión de la Mesa la modificación de la ley. Torrent ha asegurado que se debía a un “error de forma” en la petición. Sin embargo, desde el partido de Puigdemont no han visto con buenos ojos la estrategia y así lo han dejado claro.

De hecho, Elsa Artadi dejaba claro en rueda de prensa el enfrentamiento en las filas independentistas.

Puigdemont lo sabía

Por su parte, ERC ha asegurado en rueda de prensa que Puigdemont estaba al tanto de la decisión de Torrent.

“Antes de hacerlo público, el presidente Torrent explicó la propuesta al vicepresidente primero de la Mesa del Parlament, que es de Junts per Catalunya”, ha explicado Sergi Sabriá, portavoz de ERC.

 

Publicidad

Comentarios