Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Bienestar

El misterio sorprendente de los protones contra el cáncer de pulmón

También ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas

Terapia de protones, protonterapia

El tratamiento de pacientes con cáncer de pulmón con terapia de protones puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas inducidas por radiación, sugiere un nuevo estudio de Penn Medicine, de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, que se presenta este domingo en la Reunión Anual virtual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Radioterápica.

En un ensayo retrospectivo de más de 200 pacientes, los mini accidentes cerebrovasculares fueron significativamente menos comunes entre los pacientes que se sometieron a terapia de protones en comparación con la radioterapia convencional basada en fotones. Los pacientes con terapia de protones también experimentaron menos ataques cardíacos.

Timothy Kegelman, jefe de residentes del departamento de Oncología Radioterápica de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, explica que “esto nos muestra otro beneficio potencial de la terapia de protones para los pacientes con cáncer de pulmón”.

La toxicidad cardíaca de la radioterapia sigue siendo una preocupación importante para los pacientes con cáncer de pulmón

“Sabemos que el protón tiene la capacidad de minimizar las dosis de radiación a los órganos circundantes como el corazón –añade–. Y estos últimos hallazgos sugieren que la conservación se correlaciona con menos problemas cardíacos en comparación con la terapia convencional”.

La toxicidad cardíaca de la radioterapia sigue siendo una preocupación importante para los pacientes con cáncer de pulmón. Una estrategia para minimizar la dosis es el uso de la terapia de protones, que tiene la capacidad de apuntar con mayor precisión a los tumores y preservar los órganos vitales adyacentes y el tejido sano.

El estudio encontró que el 1,1 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas localmente avanzado tratados con terapia de protones experimentaron mini accidentes cerebrovasculares después del tratamiento, también conocidos como ataques isquémicos transitorios, después de una mediana de seguimiento de 29 meses en comparación con el 8,2 por ciento de los pacientes tratado con radioterapia con fotones.

El análisis ayudará a los oncólogos radioterapeutas a comprender mejor cómo minimizar aún más estos riesgos con tecnologías más nuevas

Los infartos de miocardio también fueron menos comunes en el grupo de terapia de protones en comparación con el grupo de fotones, aunque la diferencia no fue estadísticamente significativa: 2,3 por ciento versus nueve por ciento.

No hubo diferencia en el número de casos de fibrilación auricular, enfermedad de las arterias coronarias, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular. Los investigadores continúan comparando los dos enfoques al observar más de cerca la gravedad de los eventos cardíacos y la dosis de radiación en partes específicas del corazón. El análisis ayudará a los oncólogos radioterapeutas a comprender mejor cómo minimizar aún más estos riesgos con tecnologías más nuevas.

Un gran ensayo clínico prospectivo internacional de fase III que investiga la diferencia entre la terapia de protones y la terapia de fotones en pacientes con cáncer de pulmón, que incluye a pacientes tratados en el Centro de Terapia de Protones Roberts de Penn, también se ha llevado a cabo desde 2014.

La expectativa es que los protones se reduzcan morbilidad y mortalidad relacionadas con el corazón, lo que se traducirá en una mayor tasa de curación, dijeron los autores. Se espera que el ensayo complete la acumulación de pacientes en 2022.

Este estudio es la primera experiencia que sugiere un beneficio de la terapia de protones sobre la radioterapia de intensidad modulada, o IMRT, para reducir los efectos de la dosis cardíaca, destacan sus autores.

“Si bien estos hallazgos son prometedores y se suman a la evidencia creciente, más investigación y los resultados del ensayo aleatorio nos ayudarán a determinar y comprender mejor cómo el tratamiento con protones puede reducir el riesgo de eventos cardíacos”, apunta Kegelman.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

La ANCAP defiende la necesidad de incorporar cribados poblacionales a los hombres con más de 50 años para la detección temprana de esta neoplasia

Inbox

La Fundación Jiménez Díaz organizó el “Taller Nutrición y Ejercicio físico” dentro de su Escuela de Cuidados del Paciente Oncológico

Inbox

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos organiza el Taller de concienciación “¿Mi cáncer se puede heredar?” para aclarar dudas sobres conceptos relacionados con el...

Inbox

La Fundacion Jiménez Díaz celebró su primera jornada multidisciplinar sobre este circuito asistencial puesto en marcha en su hospital

Inbox

En esta década, la AECC ha atendido en el hospital miles de demandas y necesidades de los pacientes oncológicos y sus familiares a través...

Inbox

Especialistas de los servicios de Hematología y Medicina Interna del centro explicaron las características de la enfermedad, su diagnóstico y tratamiento

Inbox

La mitad de los cánceres que se diagnostican en el mundo son de piel

Inbox

La Fundación Jiménez Díaz celebra un taller dirigido a pacientes oncológicos para abordar la sexualidad en este colectivo