La pandemia del Covid-19 cambiará incluso hasta las rebajas de verano. El Gobierno ha decidido prohibirlas en tienda a fin de evitar aglomeraciones y, por tanto, repunte de contagios.

Publicidad

Las imágenes de personas entrando en tromba en las tiendas o centros comerciales el primer día de rebajas es historia. El Gobierno ha decidido prohibirlas en los locales de calle a fin de evitar aglomeraciones y, por tanto, repuntes de contagios de Covid-19. La pandemia ha cambiado toda nuestra forma de vida, incluida la de encontrar las gangas.

Este lunes, media España entraba en fase 1, lo que permitía abrir las tiendas sin necesidad de cita previa. Y aunque tienen limitación de aforo, en vista de las aglomeraciones que pueden conllevar las rebajas, el Gobierno ha decidido prohibirlas.

Así lo recoge el BOE, en el que se detalla la «restricción a las acciones comerciales con resultado de aglomeraciones». «Los establecimientos no podrán anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que puedan dar lugar a aglomeraciones de público, tanto dentro del establecimiento comercial como en sus inmediaciones», señala la orden.

En la práctica supone eliminar las rebajas en las tiendas físicas. Ya que online, los comercios sí podrán realizar campañas de descuentos.

Aunque las rebajas, oficialmente, no arrancan hasta julio, la mayoría de cadenas hacen descuentos a mitad de temporada. Una manera de ir dando salida a las prendas. Tras dos meses cerradas, muchas tienen además acumulación de stock. Y quieren darle salida.

Prendas sin vender

Las grandes cadenas han seguido vendiendo online, aunque los problemas de stock y prendas sin vender también les afectan. El estado de alarma se decretó en marzo, cuando aún los jerseys, abrigos y demás ropa de invierno copaban los escaparates.

Ahora, ya en mayo, esa ropa no tiene sentido ya, debido al calor. Por lo que es difícil darle salida salvo con grandes rebajas.

Aunque algunos pensarían que nadie va a acudir a las tiendas en masa debido a la pandemia, lo cierto es que las largas colas vistas en ciudades de Europa en las reaperturas hace pensar lo contrario.

Llevar a cabo ahora grandes descuentos provocaría, sin duda, una riada de clientes en las tiendas físicas. Más aún si se tiene en cuenta que las grandes cadenas no han podido abrir la mayor parte de sus tiendas. Y es que en la fase 1 solo está permitida la reapertura de locales de menos de 400 metros cuadrados. Esto excluye, por ejemplo, tiendas de Zara, H&M, Primark o El Corte Inglés, un clásico de las rebajas.

Todas estas grandes cadenas han pedido ya poder abrir en fase 1 pues, aunque son locales más grandes, también tienen protocolos de seguridad más estrictos. De momento, parece que el Gobierno no está por la labor.

Publicidad

Comentarios