Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

El Hospital Universitario La Luz reúne a destacados neurocirujanos en un simposio de neurocirugía sobre las controversias en la cirugía en la 3ª y 4ª edad

El centro hospitalario madrileño ha celebrado un importante simposio sobre neurocirugía, dirigido por el Doctor Francisco Villarejo, jefe de Servicio de Neurocirugía

Algunos ponentes del XX Simposium de Neurocirugía celebrado en el Hospital Universitario La Luz.

El Hospital Universitario La Luz ha celebrado este fin de semana el XX Simposium de NeurocirugíaControversias en la cirugía en la 3ª y 4ª edad”, un simposio en el que destacados neurocirujanos han debatido sobre las controversias en la cirugía craneal y de la columna vertebral en la 3ª y 4ª edad, es decir, “en los 60, 70 y 80 años”, tal y como ha apuntado el Doctor Francisco Villarejo, jefe de servicio de Neurocirugía del hospital madrileño y director del encuentro.

“El objetivo de este simposio es plantear las controversias en torno a la cirugía en la tercera y cuarta edad, discutir qué es lo que hay que hacer y extraer unas conclusiones”, destaca el especialista. A lo largo de su ponencia, titulada ‘Cirugía mínimamente invasiva en la 3ª y 4ª edad’, el Doctor Villarejo ha explicado que, en este tipo de intervenciones, “todo se opera a través de microscopio o de endoscopio para producir el menor daño posible y conseguir los mayores efectos, haciendo el mínimo daño, tardando el menor tiempo posible, sin necesidad de trasfusión de sangre y dando de alta a los enfermos a las 24-48 horas”.

Cirugía mínimamente invasiva

Además, ha asegurado que, en la cirugía mínimamente invasiva en la tercera y cuarta edad, la patología más frecuentemente operada es la estenosis de canal medular, es decir, “el cierre progresivo de la columna vertebral a nivel de la región lumbar, que se produce fundamentalmente por un problema degenerativo a partir de los 60, 70 y 80 años”.

Ese cuadro progresivo que va cerrando la columna vertebral hace que el enfermo tenga síntomas de claudicación neurógena, “lo que significa que, al estar comprimidos los nervios, los pacientes no pueden caminar más de 50 o 100 metros sin tener que pararse porque se les duermen o pierden fuerza en las piernas”. Se trata del llamado ‘síndrome del escaparate’ y es que, tal y como ha explicado el especialista, estas personas tienen que parar delante de un escaparate o sentarse en un banco durante dos o tres minutos para poder seguir caminando.

Por su parte, el Doctor Enrique Úrculo, jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario de Donostia, ha liderado la ponencia “Neuralgia del V par en la 3ª y 4ª edad”. Según ha explicado el facultativo, la neuralgia del trigémino es un dolor característico eléctrico, punzante, de unos segundos de duración. “Es una patología muy poco frecuente porque sólo se da en 10 o 15 casos por cada 100.000 habitantes, pero es enormemente dolorosa. El problema de la neuralgia, como todas las neuralgias, es el dolor. En pacientes mayores, el tratamiento médico hace que sean politratados por otras enfermedades previas -cardiovasculares, por ejemplo-, por lo que puede haber una potenciación de los efectos secundarios de la medicación que utilizamos”.

Trigémino

El trigémino es un nervio sensitivo fundamental de la cara y de la mucosa orofacial y nasal: “Trigémino significa tres ramas, es decir, el nervio trigémino serían tres ramas y el dolor se distribuye en una de esas ramas, en la primera, segunda o tercera, o en las tres a la vez, o en la segunda y tercera… Dicen que es el peor dolor que existe, de hecho, lo llaman el dolor de los suicidas porque hay muchos pacientes que han llegado a quitarse la vida”, ha apuntado el Doctor Úrculo.

Entre las ponentes del simposio también se encontraba la Doctora María Antonia Poca, jefe clínico del Servicio de Neurocirugía del Hospital Vall d’Hebron, quien ha subrayado que, “en un congreso destinado al tratamiento neuroquirúrgico dirigido a la tercera y cuarta edad de la vida, juega un papel muy relevante la hidrocefalia crónica del adulto (HCA), dado que constituye una de las pocas demencias tratables en el momento actual”.

A lo largo de su intervención, “Hidrocefalia en la 3ª y 4ª edad”, la especialista también ha asegurado que, en el último siglo, la expectativa de vida de la población se ha duplicado, pasando de ser de unos 40 años a superar ampliamente los 80. Además, ha hecho hincapié en que, “si consideramos que el 38 % de la población de más de 85 años tiene una demencia de diferente etiología, conocer más a fondo la entidad que hoy discutimos es muy importante para mejorar la calidad de vida de los ancianos y de sus cuidadores”.

Tercera y cuarta edad

Bajo el título “Hematoma subdural en la 3ª y 4ª edad”, el Doctor José García Cosamalón, jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital de León, ha centrado su ponencia en el hematoma subdural crónico, “la hemorragia intracraneal más frecuente en la población de la tercera y la cuarta edad, y una de las operaciones más comunes en neurocirugía”, ha asegurado.

Según el neurocirujano, la causa más frecuente del hematoma subdural crónico es el traumatismo craneal leve, “del que muchas veces el paciente no guarda recuerdo. Sin embargo, no sólo un traumatismo directo sobre el cráneo puede producir este tipo de hematoma, sino también un traumatismo indirecto, como caídas sin golpe directo sobre la cabeza”. Otras causas del HSDC, ha añadido, son el consumo de medicación trombolítica, es decir, antiagregantes plaquetarios y anticoagulantes; coagulopatías y abuso de alcohol.

El Doctor Cosamalón ha subrayado en el simposio de neurocirugía la necesidad de que la sociedad “tome conciencia sobre la importancia que tiene una longevidad con autonomía de movilidad. Esto se consigue practicando hábitos saludables, es decir, dieta con restricción calórica, ejercicio físico y eliminar los factores de riesgo de enfermedades vasculares, como hipertensión, obesidad, diabetes, tabaquismo y abuso de alcohol”.

Refinamiento continuo del tratamiento

En ese sentido, ha apuntado que los médicos deben implicarse en la búsqueda de “un refinamiento continuo de las técnicas en el tratamiento de esta patología, que afecta muy directamente a nuestros mayores, con el objetivo de optimizar los resultados. Y, por qué no, también convertirnos en científicos para colaborar en la investigación de nuevos tratamientos”.

Junto con el Doctor Villarejo, José María Sánchez de la Peña, presidente del Consejo del Hospital Universitario La Luz, y directivos del centro, han liderado la apertura oficial del simposio, en el que también han participado otros profesionales de la neurocirugía, como los Doctores Roberto Martínez, Alberto Isla, Fernando Carceller, Javier Saceda o Álvaro Gómez de la Riva, entre otros.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

El estudio, que ha contado con la participación de la Fundación Jiménez Díaz y de su Instituto de Investigación Sanitaria (IIS-FJD), ha revelado la...

Inbox

Las participantes pudieron conocer las mejores posturas adaptadas a su situación para eliminar tensiones y prevenir dolores, así como aprender a mejorar su respiración...

Inbox

Los modelos médicos 3D personalizados, obtenidos a partir de estudios de tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, permiten al profesional mejorar la planificación de la...

Inbox

Factores como la medicación, aspectos físicos y psicológicos asociados a la fibromialgia se identifican como posibles contribuyentes a algún grado disfunción sexual en mujeres

Inbox

El dolor, omnipresente en la experiencia humana, es abordado con innovadores tratamientos en la recién establecida Unidad de Dolor del centro médico Olympia Quirónsalud,...

Inbox

El objetivo del proyecto es mejorar el diagnóstico genético de las patologías oculares congénitas, una de principales causas de ceguera en niños, con una...

Inbox

La encefalitis es una enfermedad que puede afectar a personas de todas las edades y puede ser causada por diversos agentes, como virus, bacterias...

Inbox

Por el aumento de su prevalencia y la cantidad y complejidad de los posibles trastornos asociados, su abordaje demanda una atención especializada e individualizada