La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha sembrado las dudas sobre las intenciones del barco Open Arms, asegurando que tuvo la oportunidad de ir a Malta y decidió ir a Italia, pese a la negativa de Salvini.

Publicidad

Calvo apuntaba así a la responsabilidad del Open Arms sobre el bloqueo que sufren los migrantes que tiene a bordo. El barco, según la vicepresidenta, “pudo entrar en Malta y no quiso, se fueron para Italia”. Sembraba además así las dudas sobre las intenciones de la ONG española.

En una entrevista para Cadena Ser, Calvo ha explicado que “esa solución estaba ahí y estuvimos trabajando todo el tiempo porque el Gobierno de Malta siempre dijo que no se quedaba con los migrantes, sino que se hiciera el reparto”. Una división en la que participaban Francia, Alemania, Rumanía, Luxemburgo y España. 

Sin embargo, según Calvo, el Open Arms decidió ir a Italia. Incluso aunque no sabía si podrían desembarcar, “que es a lo que se ha acogido Salvini”.

Camino a España

El barco de Open Arms sigue fondeado frente a Lampedusa, con 107 migrantes a bordo. Italia no permite el desembarco. Por eso, España ofreció el puerto de Algeciras. Para después proponer también Palma y Mahón. Por último, no ha dudado en poner a disposición cualquier puerto español.

“Todo está preparado para que venga”, ha señalado la vicepresidenta. Por eso, dice, “no es fácil entender que estos migrantes que están en una situación muy difícil y tienen garantizada una travesía a puertos que están preparados para ellos” no estén de camino a España ya.

“Hemos ofrecido el puerto más cercano, no podemos llevar nuestros puertos a Italia”, ha insistido, y ha cargado contra este país porque “mantiene cerrados los puertos contraviniendo todas las normas”.

Por su parte, el fundador de Open Arms, Óscar Camps, afirma que están “desbordados”. En Twitter, explica que “aún tenemos casos médicos en la cubierta”. “Espero comprendan la dificultad de gestionar esta crítica situación”, ha añadido.

Publicidad

Comentarios