De las relaciones con Nicolás Maduro a la paz total. Iván Duque hereda como presidente de Colombia hasta 4 importantes retos a los que tendrá que hacer frente tras jurar este martes el cargo.

Publicidad

Colombia está en plena tormenta política mientras en la presidencia llega el relevo. Juan Manuel Santos deja el cargo este martes en manos de Iván Duque, un polifacético político que tiene 4 importantes retos por delante. Desde la tensión con Maduro a las investigaciones de Uribe pasando por conseguir la paz total en el país tras el final de las FARC.

Tras ocho años como presidente de Colombia, Santos deja el país en un difícil tránsito hacia la reconciliación con la exguerrilla. Pero también con los cultivos de coca en máximos históricos y una campaña de asesinatos selectivos contra activistas sociales y de derechos humanos.

Con todo ello, prácticamente son 4 los grandes retos que esperan ya la llegada de Duque a la presidencia.

Uribe y Maduro

  1. Investigación a Uribe. Con una breve carrera política, Iván Duque fue elegido por el expresidente Álvaro Uribe como asesor. Éste se convirtió en el mentor del ahora nuevo presidente colombiano. La oposición no duda en que Duque es un títere en manos del exmandatario que, además, está siendo investigado por presuntos vínculos paramilitares.

También si Uribe manipuló a testigos contra un senador opositor, en un caso que se remonta a 2012 y que podría condenarle a ocho años de cárcel.

2. Relaciones con Maduro. Santos pone fin a su mandato en el peor momento de sus relaciones con Venezuela. Tanto es así que Maduro no ha dudado en culpar directamente al saliente presidente de Colombia del atentado sufrido el pasado sábado en Caracas. Y no parece que Duque vaya a mejorar la relación con un país con el que comparte hasta 2.200 kilómetros de frontera. Y es que aunque en las antípodas ideológicas de su antecesor, coincide con Santos en su fuerte rechazo a lo que llama la “dictadura venezolana”.

Duque tiene claro que seguirá al frente de la presión internacional sobre Maduro. Además, atenderá la mayor ola migratoria de Venezuela.

La paz y la oposición

3. La paz total. El Ejército de Liberación Nacional (ELN), última guerrilla reconocida oficialmente en Colombia, está esperando ya a Duque. Éste tendrá que decidir el futuro de la frustrada mesa de diálogo, que Santos instaló en Cuba. Tras dos años de fracasada negociación con Santos, el ELN quiere seguir hablando de la paz con Duque. Aunque con menos combatientes y capacidad que las FARC, es un factor de poder real. Sobre todo, en 10% de los municipios y tiene unos 1.500 miembros, más una extensa red de apoyos.

4. Oposición popular. Aún no es presidente de Colombia y ya se enfrenta a una fuerte oposición. La izquierda promete ya protestas públicas en rechazo al nuevo Gobierno. La primera de ellas, convocada para este mismo martes. En paralelo a la toma de posesión del nuevo presidente. Entre su oposición, también los 10 congresistas del ahora partido Farc. Y es que Duque pretende modificar el acuerdo de paz para impedir que rebeldes condenados puedan ser legisladores.

Publicidad

Comentarios