La Inspección de Trabajo y la Consejería de Empleo de Baleares han sancionado a Iberia con una multa de 25.000 euros por haber cometido una infracción muy grave por discriminación por motivos de sexo. La infracción se debe a que la compañía solicitaba test de embarazo para contratar a mujeres.

Publicidad

Según ha explicado la Consejería, los hechos fueron detectados hace un año cuando la Inspección de Trabajo realizaba uno de los controles para luchar contra la discriminación laboral.

Los inspectores descubrieron que la empresa que Iberia tenía contratada para la selección de personal, Randstad, era quien solicitaba los test de embarazo para conocer su estado. Se trataba de una práctica a nivel nacional.

La Inspección de Trabajo establece que las trabajadoras únicamente están obligadas a comunicar su embarazo a la empresa cuando ya están contratadas, no cuando están en un proceso de selección.

Horas después de conocerse la sanción, la compañía justificaba en Twitter la realización de la prueba de embarazo argumentando que era en beneficio de la salud de las futuras contratadas.

La noticia ha indignado a muchos usuarios de Twitter, que critican, además, la cantidad irrisoria de la multa, destacando que una sanción así a lo única que invita es a que otras empresas lleven a cabo esa práctica. En las redes hay también llamamientos al boicot.

Publicidad

Comentarios