Ana Julia Quezada ha enviado una carta a Ana Rosa Quintana en la que explica el “accidente” de Gabriel. La asesina confesa del pequeño asegura no tener “excusa”.

Publicidad

Desde la cárcel, Ana Julia Quezada ha escrito una carta dirigida a Ana Rosa Quintana. En dos folios de su puño y letra, la asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz ha lamentado “el accidente” del niño. También ha pedido perdón a los padres del menor, asegurando haber sido incapaz de decir la verdad.

La propia Ana Rosa mostraba en pantalla el sobre y la carta de Ana Julia, dirigida expresamente a la presentadora de Telecinco.

Desde su cuenta en Twitter, ‘El Programa de AR’ ha ido desgranando la carta, que han leído al completo en el programa. El espacio televisivo destacaba en varios tuits la misiva de Ana Julia.

En el primero, se preguntaba por su propia versión de los hechos. Ana Julia asegura que “fue un accidente” y así lo trata en todo momento. “Siempre lo diré, porque es verdad”, añade.

En un segundo mensaje, Ana Julia se queja “del trato recibido por parte de la gente y de la Guardia Civil”.

Y no duda en referirse a quienes quemaron un muñeco con su imagen. “Son más monstruos que yo”, dice sin pudor la asesina de Gabriel.

Ana Julia también asegura que “me trataron mal en el calabozo”. Por eso, dice, que cuando llegó “a prisión me pareció el cielo”

En otro momento de su carta, Ana Julia pide perdón y explica que “no fui lo suficientemente fuerte para contar a mi pareja lo que había hecho”.

Carta completa

La misiva deja claro que ha sido Ana Rosa la que ha comenzado el intercambio de cartas. Y es que en su primera frase, la asesina se dirige a la presentadora y le agradece sus palabras. “Gracias por escribirme por preocuparte por mí”, le dice.

A continuación, contesta a la pregunta de “cómo estoy”. “¡Pues te puede imaginar, nada bien! Ante todo pedir perdón a toda la familia de Gabriel y a todas las personas que he hecho daño”, escribe.

Ana Julia comenta que no puede hablar mucho “por el secreto de sumario” y se muestra “impactada” por “todas las mentiras que se han dicho de mí”. A continuación, da su versión, asegurando que fue “un accidente”. Asustada y bloqueada, no pudo decirle, explica, a su pareja lo que había pasado. “Me fui metiendo en una bola cada vez más grande”, dice.

“Sé que no tengo excusa por el accidente. Quité a la persona que amo lo más grande que uno puede tener: un hijo”, se lamenta.

“Ángel, Patricia a todos perdón, sé que pasaré el resto de mi vida aquí pero esto es en lo que menos pienso. Tengo una hija y le he hecho mucho daño. Espero que ella algún día me pueda perdonar”, continúa. Después de eso, se queja del maltrato que dice haber sufrido.

Tampoco duda en criticar a los medios por ir “a ver a mi familia a República Dominicana”.

Además, adelanta que habrá más entregas de su carta. “Tengo mucho que contar y en cuanto pueda lo contaré. ¿Y os digo por qué? Porque lo que está escrito se lee, os seguiré escribiendo en cuanto pueda”, termina.

Publicidad

Comentarios