Frank Cuesta ha escrito una carta a Mel Capitán, joven bloguera de 27 años y aficionada a la caza, cuyo cuerpo son vida fue encontrado en una granja de Huesca, apuntándose al suicidio como principal hipótesis de su fallecimiento.

Publicidad

Natural de Badalona, Capitán era uno de los rostros más conocidos de la caza en España, y dedicó su vida a la promoción de esta disciplina, especialmente entre las mujeres y los jóvenes. Participaba además en la estructura de la Oficina Nacional de Caza.

Tenía un blog en el portal web de la conocida revista de caza ‘Jara y Sedal’, y hace solo unas semanas denunció los insultos que estaba recibiendo por parte de animalistas.

La cazadora tenía cerca de 34.000 seguidores en Facebook y más de 7.000. En sus redes eran frecuentes las publicaciones de fotos con su rifle y sus presas, algunas de las cuales le valieron muchas críticas.

Tal y como explica ‘Jara y Sedal’, que confirmó la noticia de su muerte, el círculo más íntimo sabía que Mel Capitán quería quitarse la vida. “Tomó este fatal camino por temas de índole personal y así se lo hizo saber a algunos de ellos, a los que llamó para despedirse horas antes de subirse en su coche y dirigirse hacia una granja de Huesca para poner punto final a su vida. Nadie ni nada pudo detenerla”, señala en un comunicado la revista.

4 DÍAS !! Con el viento siempre de cara ….. #tiempodeduendes

A post shared by Mel Capitan Hunter (@melct24) on

Tras la noticia de su muerte, el popular presentador y defensor de los animales Frank Cuesta le ha dedicado una carta en Facebook que reproducimos íntegramente a continuación:

“Estimada Mel:

Te escribo esta carta públicamente porque creo que te la mereces. Varias veces discutimos, hablamos y comparamos posiciones a través de la red social. Discrepábamos totalmente sobre el tema de la caza, pero nunca hubo un insulto ni un reproche. Me dijiste una vez que habías nacido cazadora y morirías cazadora y que respetabas que la gente estuviese en contra de la caza. Yo siempre he dicho que la caza ha existido desde que el mundo es mundo, pero que en las últimas dos décadas, se ha convertido en un “deporte sangriento y elitista”. Estaba de acuerdo contigo en la parte cinegética que no es más que algo que la expansión del humano ha provocado como una necesidad para la conservación de algunas especies, eliminando la sobrepoblación de otras. Pero claramente discrepábamos en la parte de disfrutar matando.

Pero más allá de esto, tú eras una persona que cazaba por afición, sí, pero una persona. Podríamos estar de acuerdo o no en ello, podríamos discrepar en lo más grande, pero jamás hubiese pensado que me llegaría la información de que te habías suicidado.

No sé que motivos te han llevado a tomar esta decisión, pero es tuya y solo tuya. No sé que ha podido llevarte a este triste final, pero hay algo que si se y quiero dejar claro sin duda alguna.

Hoy he conocido la noticia de tu muerte por la cantidad de insultos que me han llegado hacia ti en la misma red social. Insultos, mofas y vejaciones que deberían de estar penadas por ley. Hoy de nuevo me alegro de no considerarme ni animalista ni nada que se refiera a esa palabra, porque hoy de nuevo, una panda de “energúmenos” han disfrutado (muchos desde el anonimato) de reírse de la muerte de alguien al que ni conocían, ni probablemente sabrían que existía hasta leer la noticia. Es triste que los que dicen que defienden la “vida” de alegren de la muerte de una persona, pero ese es el animalismo que está de moda últimamente, el radical, el Barça o Madrid, el derecha o izquierda, .el mi idea es la que vale y la tuya es una mierda.

Me avergüenzo profundamente de que me metan en ese grupo de gente que llama “asesino” a un cazador, pero siempre tiene una excusa para no ir a limpiar mierda a una perrera. Me avergüenzo de aquellos que hacen bromas obscenas con la muerte de un cazador, cuando van al supermercado a comprar filetes para la cena. Me avergüenzo de aquellos que sin haber puesto un euro jamás para ayudar a los animales, se ríen de la muerte de un cazador. Me avergüenzo de esos que tienen la foto con un tigre en Instagram, pero se alegran de tu muerte. Me avergüenzo una vez mas de querer ayudar a los animales y ver cada vez mas radicalismo absurdo, donde no se atiende a razones.

Me avergüenzo porque sí estoy en contra de la caza, pero alegrase y mofarse de la muerte de un ser humano es mezquino, sucio, bajo y ruin. (Seguro que alguno saltara de nuevo con el tema de los violadores, asesinos de niños, etc.)

Estoy y estaré siempre en contra de la caza deportiva, porque me parece algo innecesario, pero para todos esos paletos que dicen no, no, no a toda la caza simplemente os diré que hay muchas especies que se están salvando en el mundo gracias a la caza (aunque os parezca imposible, así es). Los mejores rangers que he conocido han sido cazadores (porque conocen las costumbres, lugares y necesidades de los animales). Pero claro, para saber estas cosas hay que salir de casa antes. Y repito, estoy en contra de la caza, pero no por ello me alegraré de la muerte de ningún cazador. Lo que si diré es que si un cazador muere a manos de un animal será Karma, pero jamás me alegrare de la muerte de un cazador.

En fin, Mel, sé que nunca leerás esta carta y que nunca me podrás contestar, pero simplemente quería dejar claro que fueras cazadora, escritora o dependienta eras una persona y ni tu ni nadie se merece los “piropos” que he tenido que leer hoy hacia ti.

Descansa en Paz”.

CARTA A MEL CAPITANEstimada Mel;Te escribo esta carta públicamente porque creo que te la mereces. Varias veces…

Posted by Frank Cuesta on Donnerstag, 20. Juli 2017

Publicidad

Comentarios