La sequía que desde hace tres años sufre España ha dejado huella. Sólo hace falta echar un vistazo a las dos fotografías que ha hecho públicas la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Publicidad

A la izquierda, la vegetación de la península ibérica a finales de octubre de 2014; a la derecha, la de octubre de 2017. “Los tonos marrones revelan ausencia de vegetación. La diferencia salta a la vista“, puntualizan desde la AEMET.

En la imagen de la izquierda, correspondiente al 31 de octubre del 2014, un mes con un ligero déficit pluviométrico, se observan en color marrón las zonas sin actividad vegetativa, que incluyen esencialmente las tierras áridas del sureste y los secanos fuera de temporada en Castilla-La Mancha, Aragón y Castilla y León. En la imagen de la derecha, elaborada en la misma fecha de este año, los tonos marrones se han apoderado de la península y solo se mantiene una destacable actividad fotosintética en la Cordillera Cantábrica y Pirineos.

Ambas imágenes se han realizado “con una combinación de los datos del canal visible y del infrarrojo cercano del satélite NOAA-19“. “Los mapas nos dan una idea del desarrollo de la vegetación -prosigue la Aemet-. Esto es así debido a que la vegetación absorbe fuertemente la radiación del canal visible, pero refleja fuertemente la del infrarrojo cercano”. Las imagen se renueva los jueves y contiene los datos acumulados de la última semana.

“No es que donde en 2014 había árboles ahora no los haya, sino que falta vegetación herbácea por la ausencia de lluvias. Digamos que es otra forma de ver la sequía”, añade la Aemet en Twitter.

Publicidad

Comentarios