Pau Pérez Villan es ya conocido como el muerto olvidado de Barcelona. El joven se ha convertido en la víctima mortal número 15 del atentado, pero pocos son los que le incluyen en la negra lista. Podría haber muerto a manos de Younes cuando éste huía de la policía.

Publicidad

Tenía 34 años, era licenciado en Ingeniería Electrónica, trabajaba en el departamento de averías de Seat y hace años fue futbolista profesional. Pero Pau Pérez se cruzó con Younes Abouyaaqoub después de que éste huyera de Barcelona tras matar a 13 personas en La Rambla y herir a más de 130.

En su huida, Younes previsiblemente asaltó el Ford Focus que conducía Pau, le apuñaló y le dejó desangrándose en el asiento del copiloto, después de haber atropellado a una agente de los Mossos d’Esquadra tras saltarse un control policial.

Aunque en un primer momento, la investigación descartó que el atropello masivo y este salto de control tuvieran algo que ver, ahora sí se sabe que Pau Pérez es ya la víctima número 15 del atentado. Un muerto casi olvidado por muchos, pues falleció fuera de la zona del ataque y de una manera que aún se investiga.

El cadáver de Pau presentaba heridas de arma blanca y fue encontrado en un aparcamiento de Sant Just Desvern, cerca de Barcelona. Los Mossos creen que Younes le apuñaló para robarle el coche y poder saltarse los controles policiales.

Vecino de Vilafranca del Penedés, Pau Pérez fue cooperante en Haití tras el terremoto de 2010 y jugador de fútbol, de ahí que los equipos por los que pasó lanzaran tuits recordándole.

A sus 34 años, Pau había vivido en Argentina y en Francia, en su afán por conocer otras culturas y tradiciones. Encontró la muerte mientras volvía a casa tras haber visitado a su abuela Paula en Barcelona. Llegó, incluso, a llamar a sus padres para tranquilizarles después del atentado, asegurando que se encontraba sano y salvo. Pero la mala suerte hizo que se cruzara con Yoanes poco después, siendo asaltado en la estación de Zona Universitaria, a donde el terrorista llegó en metro, después de haber estado algo más de una hora huyendo a pie por la ciudad.

Con intención de robarle el coche, le apuñaló y le dejó malherido en el asiento de atrás, emprendiendo con él una fuga en la cual atropelló a una agente de los Mossos. La policía catalana encontró el coche y el cadáver de Pau pasadas las 19:00 horas del mismo jueves, pensando en un primer momento que podría haber sido él el autor de la matanza. Hipótesis que se rechazó sólo un par de horas después.

Publicidad

Comentarios