Podemos ha optado por no avivar las llamas de su última crisis interna y no tomará ninguna medida contra Carolina Bescansa. La dirección del partido prefiera que sea ella la que dé el paso de dejar su escaño y abandonar la organización.

Publicidad

La dirección de Podemos ha decidido no adoptar ninguna sanción contra la diputada Carolina Bescansa, después de que la semana pasada se conociera un borrador en el que planteaba aliarse con Iñigo Errejón para disputarle la secretaria general a Pablo Iglesias.

En rueda de prensa tras el consejo de coordinación, el portavoz Pablo Echenique ha afirmado que la formación no sancionará a Bescansa y ha considerado que depende de ella su continuidad en el escaño que ocupa en el Congreso, abriéndole así la puerta a que dé ella el paso. A su juicio, “todo el mundo ha visto lo ocurrido” con la diputada durante la crisis que salpicó al partido la semana pasada y “no hace falta más valoraciones”.

“MALA POLÍTICA Y BUENA PROFESORA”

La decisión de la Ejecutiva de Podemos de no actuar contra Bescansa tiene por objetivo no reabrir la crisis interna y no volver a copar las portadas por este tipo de asuntos. Y es que, Bescansa, además de diputada por Madrid, tiene un simbolismo específico por ser cofundadora de Podemos.

También ha influido la irrelevancia orgánica de Bescansa, sin apoyos dentro de Podemos y que no se identifica con ninguna de las tres grandes corrientes de la formación (‘pablistas’, ‘errejonistas’ y anticapitalistas).

No obstante, la dirección nacional de Podemos quiere que dimita y deje su escaño lo antes posible. Ya la semana pasada expresaba que debía “asumir responsabilidades”. Es más, Juan Carlos Monedero ya daba por hecha este domingo su salida. “Despreciar a las bases y mentir va en contra de los documentos éticos de Podemos. El Congreso pierde a una mala política y la universidad gana una buena profesora“, escribió en su blog en ‘Público’.

Publicidad

Comentarios