La designación de José Borrell como ministro de Exteriores, el primer nombre confirmado del Gobierno de Pedro Sánchez, ha desatado la caja de los truenos en el independentismo catalán.

Publicidad

La elección de Josep Borrell como ministro de Exteriores ha indignado al independentismo. El histórico socialista, azote del ‘procés’ durante los últimos años, es la apuesta del nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que nadie dude de su compromiso con la integridad territorial de España tras el apoyo de PDeCAT y ERC a su moción de censura.

La decisión ha soliviantado al separatismo. El expresidente Carles Puigdemont considera a Borrell “un perfil de otro tiempo que se ha significado en la escalada de odio contra Cataluña”. Y se ha preguntado si “¿este es el gesto que tenían pensado para enviarnos un mensaje fraternal de desescalada?”.

Por su parte, el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián colgaba un vídeo en Twitter de un mitin de Borrell en el que afirmaba que “antes de cerrar las heridas hay que desinfectarlas”. Y mencionaba a Pedro Sánchez diciéndole “qué vergüenza”.

En la misma línea, el portavoz del PDeCAT en el Congreso de los Diputados, Carles Campuzano, ha asegurado que la elección de Borrell “no es el mejor mensaje” que el presidente del Gobierno “puede enviar a la sociedad catalana”.

En declaraciones a la Cadena SER, Campuzano ha señalado que Sánchez “no empieza de la mejor manera” su etapa al frente del Ejecutivo con la designación de Borrell, al que ha calificado como “jacobino”.

Igualmente, Ferran Bel, también diputado del PDeCAT en el Congreso, ha asegurado que Sánchez quiere intentar superar el trabajo hecho por este departamento con José Manuel García-Margallo y Alfonso Dastis, “que era difícil superar”.

También el diputado de JxCat Albert Batet ha publicado una encuesta en la que pregunta si Borrell es “el más malo” o “el peor”.

Mientras, el exdiputado de Junts pel Sí Lluís Llach ha tachado al próximo ministro de Exteriores de “etnicista”. “Niñas y niños, compren máscaras antigas por las posibles fumigaciones antiinfecciosas”, ha afirmado.

La concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Eulàlia Reguant ha afirmado que el nombramiento de Borrell demuestra que “el régimen no se marcha”.

“BIEN NO EMPEZAMOS, PEDRO”

La periodista Pilar Rahola también ha utilizado Twitter para criticar la elección. “Bien no empezamos, Pedro. Poner a Borrell en el Ministerio de Exteriores es toda una declaración de intenciones. Y ninguna de las intenciones es buena”, ha asegurado la tertuliana.

“Primero pactáis con Albiol en Badalona. Y ahora de ministro de exteriores a Borrell, que quiere ‘desinfectarnos’. Lo del diálogo te está quedando bonito”, ha añadido.

Publicidad

Comentarios