El Gobierno español cambia de postura y permitirá a los deportistas de Kosovo, país que declaró unilateralmente su independencia en 2008 y no está reconocido por España, participar bajo su himno y su bandera en las competiciones deportivas que se organicen en suelo español.

Publicidad

La amenaza del Comité Olímpico Internacional (COI) ha surtido efecto. El Gobierno español proporcionará a las delegaciones deportivas de Kosovo que compitan en España el correspondiente visado y autorizará el uso de los símbolos nacionales propios, himno y bandera, de acuerdo al protocolo olímpico.

Hasta ahora, los distintos gobiernos, ya fueran del PSOE o del PP, habían mantenido el criterio de no reconocer a Kosovo tras su secesión de Serbia de forma unilateral en 2008. Cualquier tipo de cobertura legal podría ser utilizada como baza por los independentistas catalanes y vascos para sus intenciones de separarse de España. Por eso, en aquellas competiciones que se vienen organizando en suelo español, se ha venido restringiendo la concesión de visados o se impedía competir bajo bandera kosovar.

El COI y el Comité Olímpico Español (COE) han confirmado que el Ejecutivo adoptó este cambio de postura, y manifestaron “su máxima y pública satisfacción” por la misma, la cual fue comunicada al presidente del COE, Alejandro Blanco.

“Gracias a esta resolución transmitida en el día de hoy por el Ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, don Josep Borrell, el Gobierno de España proporcionará a las delegaciones deportivas de Kosovo que compitan en España el correspondiente visado y se les autorizará al uso de los símbolos nacionales propios, himno y bandera, de acuerdo al protocolo olímpico”, señalan ambos organismos en un comunicado.

En el mismo afirman que “de esta manera se asegura que los deportistas de Kosovo puedan participar en igualdad de condiciones que el resto de los deportistas de los 206 Comités Olímpicos Nacionales reconocidos por el COI”. “Queremos reiterar nuestro profundo agradecimiento por la decisión adoptada por el Gobierno de España e impulsada por el presidente don Pedro Sánchez”, añaden.

Tanto el COI como el COE inciden “en el papel fundamental que juega el deporte y el movimiento olímpico en la construcción de una sociedad más integradora y justa, en la que el diálogo y el respeto son los pilares y principios fundamentales”.

La amenaza de veto

La decisión del Gobierno español se produce después de que el COI anunciara esta misma semana que había pedido a las federaciones internacionales que no otorguen a España la organización de grandes competiciones internacionales mientras no garantice que los atletas de Kosovo puedan competir en ellas sin discriminación.

El veto del COI se hizo público tras la celebración del Mundial de Kárate la semana pasada en Madrid, donde el equipo de Kosovo participó bajo bandera de la Federación Internacional de este deporte, ya que España no reconoce a Kosovo.

Publicidad

Comentarios