Joaquín Sabina sufrió una fuerte caída al foso del WiZink Center este pasado miércoles durante su concierto junto a Joan Manuel Serrat. “Tengo que ir al hospital”, contaba él mismo al público después, asegurando tener un dolor muy fuerte en el hombro.

Publicidad

“Estas cosas solo me pasan en Madrid”. Con sentido del humor y dolorido, Joaquín Sabina explicaba a sus fans que tenía que suspender su concierto en el WiZink Center. El cantante había sufrido minutos antes una fuerte caída al foso, de donde tuvo que ser sacado en camilla. “Tengo que ir al hospital”, decía sentado en una silla en  mitad del escenario. Y pedía a los asistentes que no tiraran las entradas porque volverían el 22 de mayo.

Sin duda, el WiZink Center parece un sitio maldito para Sabina. El cantante sufrió un ataque de pánico en junio de 2018. También en mitad de un concierto. Se quedó sin habla, lo que le obligó a suspender el concierto. Este pasado miércoles fue una fuerte caída lo que forzó la cancelación del evento junto a Joan Manuel Serrat.

Habían pasado cuarenta y cinco minutos desde el inicio del concierto, enmarcado en la gira ‘No hay dos sin tres’. Sabina se desplomaba sobre el foso de separación con el público, para sorpresa de todos los asistentes. La música se detenía y un equipo de sanitarios sacaba al cantante minutos después en camilla.

Fueron muchos los que recogieron el momento de la caída de Sabina. Algunos explicaban que se había “caído a plomo”. Otros lograban captar el momento de la evacuación del artista.

Deslumbrado

Aunque al principio el público creyó que se trataba de un desmayo, la organización transmitía después que un foco había deslumbrado a Joaquín Sabina.

Serrat había cantado ‘Mis amigos’ y ofreció un discurso sobre la amistad. Después, aparecía Sabina en el escenario y mientras hablaba y caminaba, se cayó al foso, unos dos metros más abajo. La organización comunicó poco después que estaba consciente y había hablado con los sanitarios.

“Una luz le ha cegado, no ha visto que si daba un paso más ya no había escenario y por eso se ha caído al foso”, decía la organización a los asistentes.

Unos minutos después, Sabina reaparecía y explicaba él mismo lo sucedido. En silla de ruedas, comunicaba que “tengo que ir al hospital porque tengo el hombro muy, muy, muy dolorido”. “No se imaginan cuánto lo siento”, decía. El cantante se disculpaba con sus fans por tener que suspender el concierto “con todo el dolor del mundo”.

Mientras se despedía, los gritos de “¡te queremos!” inundaban el WiZink Center. Los asistentes podrán acudir a otro concierto el 22 de mayo. “No tiren las entradas los que quieran venir, estamos confirmando que será el día 22”, contaba el propio Sabina.

 

Publicidad

Comentarios