Entre el 18 y el 20 de septiembre. Estas son las fechas elegidas para la tercera cumbre coreana, en la que el líder del Norte, Kim Jong-un, y el presidente del Sur, Moon Jae-in, volverán a verse las caras por tercera vez en lo que va de año.

Publicidad

Corea del Norte y Corea del Sur ultiman los detalles de su próxima cumbre. Kim Jong-un y Moon Jae-in, los líderes de ambos países, se verán las caras por tercera vez en lo que va de año. La cita será del 18 al 20 de septiembre. En esta ocasión, el encuentro se celebrará en Pionyang, capital de Corea del Norte, tal y como ha anunciado un enviado especial del Gobierno de Seúl que se reunió el miércoles con el propio Kim.

“Sur y Norte acordaron celebrar una cumbre intercoreana del 18 al 20 de setiembre, durante tres días y dos noches“, ha explicado en rueda de prensa Chung Eui-yong, director de la Oficina de Seguridad Nacional de Seúl, que lideró la delegación sureña que visitó la capital norcoreana en la víspera.

Los líderes de las dos Coreas, países técnicamente en guerra pero inmersos en un acelerado proceso de deshielo, preacordaron celebrar una nueva reunión en Pyongyang en otoño para seguir reforzando lazos y trabajar en la desnuclearización de la península, tal y como quedó estipulado en su primera cumbre, celebrada el pasado mes de abril.

Además de departir sobre la cumbre, el líder norcoreano y la delegación sureña también trataron el complejo proceso de diálogo entre Pionyang y Washington. En ese sentido, durante el encuentro Kim “subrayó su voluntad de desnuclearizar por completo la península coreana y expresó su deseo de cooperar estrechamente no solo con el Sur sino también con los Estados Unidos a ese respecto”, explicó Chung en su comparecencia.

La propia agencia estatal norcoreana de noticias KCNA publicó minutos antes de la rueda de prensa un texto en el que el líder norcoreano reafirmaba de igual manera su deseo de “hacer realidad la desnuclearización de la península coreana”.

TRUMP COMO TELÓN DE FONDO

Chung aseguró también que Kim le pidió que entregara “un mensaje” al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aunque no quiso especificar el contenido del mismo.

Después de que Trump y Kim firmaran en junio en Singapur una declaración conjunta para lograr el desarme del régimen -a cambio de que Washington garantice la supervivencia del mismo- la impaciencia ha ido ganando terreno en la Casa Blanca ante la falta de gestos concretos por parte de Pionyang.

El régimen norcoreano, por su parte, parece querer avances en la firma de un acuerdo de paz que ponga fin al estado de guerra que técnicamente aún se mantiene en la península a cambio de ejecutar esos pasos concretos que le viene demandando Estados Unidos.

Publicidad

Comentarios