El robo de armas en el almacén militar de Tancos se ha llevado por delante a José Azeredo Lopes como ministro de Defensa de Portugal. El primer ministro, Antonio Costa, ha aprovechado esta dimisión para hacer una remodelación más amplia de su Ejecutivo.

Publicidad

El ministro de Defensa de Portugal, José Azeredo Lopes, anunciaba este pasado viernes su renuncia al cargo. Su decisión se explica en la investigación del presunto encubrimiento por parte del Ejército luso sobre un robo de armas perpetrado el año pasado.

En su carta de dimisión, Azeredo Lopes justifica su salida del Gobierno ante el “desgaste” que están experimentando las fuerzas armadas por los “ataques políticos” derivados de la investigación.

“No podía, y lo digo de forma sentida, dejar que las mismas Fuerzas Armadas acabaran desgastadas por el ataque político al ministro que las tutela”, según la nota, en la que niega que haya tenido conocimiento, “directo o indirecto, sobre una operación de encubrimiento para proteger al autor o autores del robo”.

En cuanto al momento elegido para dejar el cargo, Azeredo Lopes explica que quiso esperar a la finalización de las negociaciones de los presupuestos del Estado para no enturbiar el proceso.

El detonante, de todas formas, ha sido la acusación vertida por uno de los nueve detenidos por el caso directamente contra el ministro -que Lopes ha negado categóricamente en numerosas ocasiones- según informaron los medios portugueses a principios de mes.

El robo ocurrió en junio de 2017 en el almacén militar de Tancos. Fueron sustraídos al menos cuatro lanzagranadas, 120 granadas, 1.500 balas y 20 bombas de gas lacrimógeno. El material fue recuperado el pasado mes de octubre después de que se temiera su salida del país para la venta en el mercado negro internacional.

Remodelación del Gobierno

Tras esta dimisión, el primer ministro portugués, Antonio Costa, ha aprovechado para hacer una remodelación más amplia de su Gabinete. Así, no se ha limitado a relevar en Defensa a Azeredo Lopes por João Gomes Cravinho, hasta ahora embajador de la Unión Europea en Brasil, sino que también hay cambio de caras en Sanidad, Economía y Cultura.

Adalberto Campos Fernandes y Manuel Caldeira Cabral, que han ocupado las carteras de Sanidad y Economía desde 2015, y Luís Filipe Castro Mendes, que llevaba al frente del Ministerio de Cultura desde 2016, dejan el Gobierno. Todos ellos lo hacen, según el Palacio de Belém, a petición propia. En su lugar estarán ahora Marta Temido (Sanidad), Pedro Siza Vier (Economía) y Graça Fonseca (Cultura).

Los cambios se producen menos de un año antes de las próximas elecciones legislativas en Portugal, y en vísperas de las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado para 2019, que serán presentados en el Parlamento luso este lunes.

Publicidad

Comentarios