Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Salud

Uno de cada cinco cánceres colorrectales en jóvenes se podría diagnosticar de forma precoz siguiendo su rastro hereditario

Con una identificación de las familias y su seguimiento correspondiente es posible diagnosticar de forma precoz hasta el 20 por ciento de los casos de cáncer colorrectal en el adulto joven asociados a factores genéticos. Así lo han asegurado los expertos participantes en el 2º Simposio internacional de Cáncer colorrectal de aparición temprana, un encuentro celebrado en formato de webinar en cuya organización y participación han estado implicados varios especialistas de la Fundación Jiménez Díaz.

El doctor José Perea García
El doctor José Perea García

En esta segunda edición del simposio, celebrado la semana pasada, se ha puesto de relieve la importancia de acudir al centro hospitalario lo antes posible para facilitar el diagnóstico precoz. “Esperemos no encontrarnos con nuevos casos diagnosticados en estadios avanzados debido a los meses más agudos de la pandemia”, comenta el Dr. José Perea García, especialista del Servicio de Cirugía General de la Fundación Jiménez Díaz y coordinador del encuentro.

La incidencia del cáncer colorrectal en población menor de 50 años, o incluso antes de los 30, se ha visto incrementada en los últimos años en numerosos países. En el 20 por ciento de las ocasiones los casos son hereditarios, siendo el síndrome de Lynch el factor genético más frecuente. “Cabe destacar -continua el Dr. Perea– que los antecedentes familiares de cáncer colorrectal en este grupo de población añaden más riesgo a padecerlo, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de valorar a posibles casos y así lograr un diagnóstico precoz, en fase de pólipo”.

En cuanto a los factores de riesgo ambientales, al igual que sucede en el cáncer colorrectal general, la mayoría de los casos se deben a la vida sedentaria, el tabaco y alcohol. “En la población americana, de la que se disponen de más estudios, un factor muy importe es el asociado a diabetes tipo 2, sobrepeso y obesidad”, advierte el especialista, matizando que “últimamente se indica la posibilidad de exposiciones prolongadas desde la infancia y adolescencia, pero éstas están aún por definir”.

Una patología cada vez más presente (e investigada)

El hecho de que haya aumentado la incidencia del cáncer colorrectal de aparición temprana está haciendo que, de forma indirecta, más grupos de investigación estén centrándose en este problema, lo que supone un avance importante. En la actualidad, a pesar de que la investigación está empezando a dar resultados, el tratamiento es equivalente al del cáncer colorrectal general.

En opinión del cirujano, “para avanzar sustancialmente en este sentido, los estudios han de llevarse a cabo con una aproximación multicéntrica e internacional (para abordar las posibles diferencias geográficas y ambientales), y con una integración de análisis moleculares junto con otros de exposición (microbioma, exposoma), sin olvidarnos las peculiaridades clínicas y familiares”.

El Dr. Perea destaca, además, la importancia de que todos los profesionales clínicos sean conscientes de que el cáncer colorrectal en adulto joven, tanto en casos con antecedentes familiares como en los que no cumplen esta característica, ha de estar dentro del abanico del diagnóstico: “En los estudios se aprecia un decalaje entre la aparición de síntomas y el diagnóstico en esta población, por lo que la educación sanitaria, información y sensibilización respecto al problema en todos los ámbitos ha de ser un objetivo prioritario”, apunta.

La Fundación Jiménez Díaz y la lucha contra el cáncer colorrectal de aparición temprana

Existen dos grupos de trabajo que se centran en el estudio del cáncer colorrectal del adulto joven. A nivel nacional, el Grupo de Trabajo para la lucha Contra el Cáncer Colorrectal y el Cáncer Colorrectal de Aparición Temprana (EOCRC, por sus siglas en inglés) y, a nivel continental, la red europea de EOCRC. Actualmente, sendos grupos tienen en marcha diferentes estudios prospectivos para analizar los factores de riesgo y las bases moleculares del mismo, así como para crear una herramienta que evalúe el riesgo de presentar un EOCRC y que defina la población de riesgo.

Además de estos grupos, se está planteando una iniciativa equivalente a nivel mundial, que estará coordinada desde la Fundación Jiménez Díaz y la fundación estadounidense Fight CRC. “La idea global es servir de plataforma de actividades informativas y formativas que pongan al día el conocimiento del cáncer colorrectal de aparición precoz mediante webinars, mailings, perfiles en redes sociales, actualización de publicaciones científicas relacionadas y nuestro simposio anual, así como servir de nexo a los diferentes grupos de investigación para dar a conocer estudios o promocionar diferentes colaboraciones en el mismo sentido”, concluye el Dr. Perea.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

El hospital emplea el robot Da Vinci Xi junto con la colonoscopia intraoperatoria, que asegura la sección segura del tumor Rectal y permite la...

Inbox

Los animales son imprescindibles en la investigación biomédica; sin los modelos realizados en animales no se hubiese conseguido una vacuna segura contra la Covid-19...

Actual

Con esta campaña, pretenden que se les deje de culpar por la quinta ola de contagios. La alta IA en este grupo de edad...

Inbox

Las gestantes y sus futuros hijos son una prioridad en la atención al embarazo, parto y puerperio

Inbox

La endocarditis infecciosa afecta al corazón. Según un trabajo con participación del Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD), la calculadora...

Inbox

La distinción avala que el instituto oncológico de la Fundación Jiménez Díaz aporta al paciente información veraz, comprensible y adecuada a cada situación

Inbox

El hospital dispone del sistema Xi Da Vinci, una avanzada plataforma de cirugía robótica

Inbox

Varios equipos de investigadores llevarán a cabo el estudio para buscar marcadores que predigan la función renal a largo plazo después de un trasplante