El Gobierno y el PSOE han puesto encima de la mesa a Puigdemont la única solución posible para abortar la aplicación del artículo 155: las urnas. Sólo las elecciones autonómicas impediría que ambos, junto a Cs, firmaran para consumar la suspensión de la autonomía.

Publicidad

Después de que el Gobierno catalán asegurara que no piensa dar un paso atrás, el Ejecutivo y el PSOE han puesto encima de la mesa la única solución posible para abortar la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que suspenderá la autonomía catalana.

Y esa única solución pasa por llevar las urnas, esta vez de manera legal, a los colegios electorales. El Gobierno y el PSOE están dispuestos a frenar así el 155 si Puigdemont decide convocar elecciones adelantadas autonómicas en Cataluña.

Este jueves vence el plazo dado por Rajoy para que Puigdemont aclare si proclamó o no la independencia y vuelva a la legalidad. Algo que no parece muy cercano. En caso contrario, como todo indica, se activará el artículo 155 de la Carta Magna, permitiendo así la suspensión de la autonomía.

Sin embargo, ni al Gobierno ni al PSOE les gustaría llegar a este extremo, por lo que han puesto encima de la mesa las urnas autonómicas para evitarlo. Han sido fuentes gubernamentales las que han dado a conocer esta solución, mientras que desde el PSOE ha sido el propio Sánchez el que ha confirmado que si Puigdemont convoca elecciones, no se aplicará el artículo.

No parece que la solución haya convencido a Puigdemont. Romeva se ha encargado de asegurar que no darán un paso atrás mientras ERC y la CUP han rechazado ya tajantes la nueva propuesta electoral.

Será este jueves a las 10:00 horas cuando Rajoy convoque a sus ministros tras la contestación de Puigdemont a su segundo requirimiento. Se espera que se pongan ya entonces en marcha los mecanismos para aprobar el 155, salvo que la respuesta del presidente catalán sea tajante y asegure que no declaró la independencia.

Publicidad

Comentarios