El Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, falleció el pasado sábado en Buenos Aires (Argentina) a los 66 años a causa de una infección renal aguda. Su inesperada y repentina muerte ha desatado teorías conspiranoicas, como la de una web que asegura que ha sido “envenenado”.

Publicidad

Red Adler, que se define como “una red civil de información de carácter discreto, hermanada con redes similares de todo el mundo” y que esconden su identidad por “razones de seguridad”, publica una información según la cual José Manuel Maza ha muerto “tras ser envenenado con una variante alterada en laboratorio de la toxina Shiga”.

“Como indicábamos en una comunicación anterior restringida a nuestros afiliados de confianza y procedente de la Red hermana Argento y que por primera vez abrimos al público general, los primeros indicios apuntaban a la autoria de agentes sionistas, posiblemente relacionados con el Mossad“, apunta esta información.

La noticia publicada en Red Adler
La noticia publicada en Red Adler

“Para ello habrían inducido al fiscal Maza a ingerir de forma involuntaria (posiblemente a través de una bebida), una variante alterada en laboratorio de la toxina Shiga, extraída de bacterias Shigella dysenteriae. Dichas toxinas alteradas de la clase Stx-2 provocan una alta toxicidad renal, elemento que coincide con la súbita y mortal infección en los riñones que acabó con la vida del fiscal Maza”, añade.

Por último, Red Adler explica las razones de este envenenamiento: “Este ataque criminal contra España, se habría producido en venganza por la victoria aplastante del Estado contra el desafío sece-sionista catalán auspiciado por el sionismo internacional y más concretamente por la acción decidida y determinante del fiscal Maza, a la hora de llevar ante la justicia a la cúpula catalano-sionista, con Carlos Puigdemont a la cabeza, de este Golpe de Estado que pretendía destruir nuestra nación”.

NO HABRÁ AUTOPISIA

La información fue publicada el mismo día en el que se produjo la muerte de Maza y no aporta ninguna prueba de la teoría que expone. El fiscal murió por causas naturales y no hay ninguna sospecha de malas prácticas médicas, según el embajador español en Buenos Aires, Javier Sandomingo. Por tanto, no habrá autopsia.

“El médico sabe muy bien de que murió, un choque séptico”, agregó. El virus se instaló en el riñón “ingreso en la sangre y se extendió rápidamente por todo el cuerpo”, detalló Sandomingo. Maza no respondió a los antibióticos y no pudo superar la crisis. En la embajada no pusieron en duda la calidad de la atención en Buenos Aires.

“Murió de una complicación muy grave que llevó a este inesperado fallecimiento. Tuvo una atención fantástica, como siempre en Buenos Aires, pero no ha sido posible salvar su vida. Esta clínica [la Bazterrica, donde fue atendido Maza], es de primerísimo nivel, de primer mundo, muy de primer mundo”, dijo el cónsul general de España en Buenos Aires, Rafael Tormo Pérez.

Publicidad

Comentarios