García Ferreras y su equipo de ‘Al Rojo Vivo’ sufrieron 25 minutos de terror a su salida del Parlamento catalán, desde donde habían realizado el programa de este martes. Entre amenazas de muerte e insultos, tuvieron que salir escoltados por los Mossos y la Guardia Urbana.

Publicidad

El perfil en Twitter de ‘Al Rojo Vivo’ confirmaba que el acoso a la prensa continúa en Cataluña. Concretamente, a La Sexta, que ha vivido estos días episodios de acoso e insultos a sus reporteros. Si el pasado lunes por la noche eran Ana Cuesta y José Yélamo los que no podían realizar su trabajo con normalidad, este martes era el propio Ferreras el que sufría en primera persona el hostigamiento de los manifestantes.

En una conexión con el programa ‘Más vale tarde’, García Ferreras contaba que no sólo los periodistas de La Sexta están sufriendo acoso y presiones en la calle sino también de otras cadenas y reconocía que había vivido un momento “muy, muy tenso al abandonar el Parlamento de Cataluña”.

Después, contaba que habían sido “25 minutos desagradables” pero también reconocía el apoyo de otra gente y el trabajo de los Mossos, gracias a los cuales, ha dicho, no sufrieron agresiones. Y eso que muchos lo intentaron. “No hemos sido golpeados, cuatro o cinco mossos han tenido que rodearnos para evitar incidentes mayores. Al no poder encontrar manera de salir, la Guardia Urbana ha tenido que venir como refuerzo, pero estamos perfectamente”, contaba el periodista y director de ‘Al Rojo Vivo’.

Junto a él, otros compañeros del programa vivían estos 25 minutos de terror entre insultos y amenazas de muerte y lo contaban en Twitter. Así, la periodista Guiomar Roglán resumía en tres mensajes en la red social lo que habían tenido que soportar.

En el primero, contaba cómo “cientos de personas” les habían perseguido durante casi media hora. “Nos han insultado, amenazado y nos han intentado agredir”, se lamentaba.

En el segundo, afirmaba que los efectivos del Parlamento catalán no eran suficientes y les tuvieron que resguardar en un coche de la policía urbana.

Por último, confirmaba que habían tenido que ser escoltados por los Mossos e incluso salir en un coche de los agentes.

 

Publicidad

Comentarios