Julian Assange está castigado sin Internet por sus tuits sobre la detención de Puigdemont. Ecuador decidía cortar la comunicación exterior del fundador de Wikileaks por saltarse la norma de opinar sobre asuntos políticos de otros países.

Publicidad

Aunque ya fue advertido, Julian Assange no dudó en comentar y posicionarse sobre la detención de Carles Puigdemont. Por eso, y tras saltarse la norma, el fundador de Wikileaks se ha quedado sin Internet. El Gobierno de Ecuador suspendía este martes pasado las comunicaciones exteriores de Assange.

Refugiado en la embajada ecuatoriana de Londres, Assange llegaba a un acuerdo a finales de 2017 por el cual se comprometía a no emitir mensajes que interfirieran en la relación de Ecuador con otros países. Pero poco le ha durado el pacto.

Esta semana, Assange utilizaba su cuenta en Twitter para comentar la detención y encarcelamiento de Puigdemont. No dudaba en compararlo con una acción ejecutada hace 80 años por la Gestapo contra Companys. Después, el fundador de Wikileaks criticaba también la expulsión coordinada de diplomáticos rusos por parte de países occidentales. Y hacía referencia a que se producía sólo 12 horas del terrible incendio de un centro comercial en Rusia que dejaba 64 muertos, la mayoría niños. El secretario de Estado británico para Europa y América, Alan Duncan, calificaba a Assange de “pequeño miserable gusano”. Y éste no dudaba en responder.

“En 1940, el presidente electo de Cataluña, Company, fue capturado por la Gestapo a petición de España, extraditado a ella y ejecutado. La policía alemana arrestó hoy al presidente electo de Cataluña, Puigdemont, para su extradición”, escribía Assange.

“El pasado octubre, el portavoz del partido que gobierna en España, Pablo Casado, advirtió al presidente Puigdemont que “terminaría como el presidente Companys. El presidente Companys fue arrestado por Alemania, entregado a España por la Gestapo y ejecutado por un pelotón de fusilamiento”, escribía en otro tuit.

“#Puigdemont La orden de detención europea (EAW) no requiere pruebas, hace que las personas desconfíen de la UE. Presupone que los funcionarios nunca son corruptos, vengativos, presionados o no se equivocan. Prima el capricho de los funcionarios sobre los derechos de las personas”, escribía en un tercer tuit.

“Alemania tiene a su primer preso político”, decía Assange en otro de los mensajes.

Hartazgo de Ecuador

Tras los tuits de Assange, el gobierno del presidente Lenín Moreno enviaba un comunicado a los medios. En él, aseguraba que el comportamiento del activista en las redes sociales pone en riesgo las buenas relaciones de Ecuador con países como Reino Unido y España.

Por eso y “para prevenir potenciales perjuicios, la embajada en Londres interrumpió este 27 de marzo las comunicaciones al exterior a las que tienen acceso Assange”. La nota señala también que el Ejecutivo de Lenín Moreno “mantiene abierta la vía a la adopción de nuevas medidas ante el incumplimiento del compromiso” por parte del hacker.

Son muchos ecuatorianos ya los que piden que su país deje de dar asilo político en Londres a Julian Assange.

Publicidad

Comentarios