‘Maestros de la costura’ lo borda de nuevo en Twitter. El programa arrasa cada lunes en redes sociales aunque sigue siendo segundo opción en audiencia. Con un Caprile hundido, el adiós de Pa o lágrimas por doquier, el programa sigue su curso.

Publicidad

Mientras ‘La Voz Kids’ marcaba uno de sus mejores datos, ‘Maestros de la costura’ cedía y se quedaba a la mitad de su rival. Sin embargo, el resultado de los audímetros no es igual al de las redes sociales. En Twitter, el espacio sigue siendo el rey de los lunes. El programa lo borda con sus concursantes y el devenir de sus galas.

En esta entrega, la siete ya, los ‘Maestros de la costura’ vivieron momentos muy emotivos. De hecho, las lágrimas fueron las grandes protagonistas de las pruebas. Sobre todo, de la primera y la última.

Esta gala 7 arrancaba con sorpresa para los concursantes. Tras llegar a sus mesas, veían cómo les esperaba una tablet. Uno a uno, la encendían y recibían un mensaje de sus familiares. Ninguno pudo evitar emocionarse con ello.

Tras la sorpresa, era hora de ponerse manos a la obra. Cada concursante, por sorteo, tenía que reproducir un traje típico internacional. Eduardo se trasladó hasta China, Mahi hasta Marruecos, Antonio hasta México, Pa hasta El Tirol, Luisa hasta Rusia, Alicia hasta Japón y Jaime hasta India. Una prueba complicada en la que contaron con el asesoramiento de Álvaro Castejón y Arnaud Maillard (Alvarno).

Después de hacer sus trajes, todos se marcharon al probador a esperar. Y es que, uno a uno, fueron recibiendo a sus familiares. El padre de Mahi, la mujer de Antonio o una de las hijas de Pa fueron los encargados de elegir el traje que pensaron que había hecho su familiar. Y uno a uno también iban apareciendo para darles un abrazo.

Momento de nuevo de lágrimas, aunque también de risas. Sobre todo, con Luisa y su marido, Manolo, que no podían despegarse. También con la madre de Eduardo, que dio carta blanca a Caprile para que metiera en vereda a su hijo. O con el padre de Mahi, que además emocionó al decir lo orgulloso que estaba de su hija. Muchos incluso pidieron un espacio para ellos dos.

Ya en la segunda prueba, los ánimos estuvieron más calmados. Con Antonio como capitán de los dos equipos tras haber ganado el primer reto, los concursantes fueron divididos por azar. Pa, Luisa y Mahi por un lado y Jaime, Alicia y Eduardo por otro tuvieron que adaptar diseños de Coosey para las influencers Miranda Makaroff y Paula Ordovás. Con un cambio de Eduardo por Mahi en un momento de la prueba, el equipo de Pa y Luisa no pudo terminar a tiempo.

Así, tanto Pa como Luisa y Eduardo, que terminaba la prueba con ellas, iban directos al reto de expulsión. Con ellos, Antonio como capitán, por haberse volcado en ese equipo y aún así no terminar.

Adiós ‘entre basura’

La prueba de eliminación fue de lo más original. El director creativo de Ecoalf, Javier Goyeneche, acudió para presentar su firma, de ropa con deshechos. Redes de pesca, neumáticos o botellas de plástico sirven para hacer sus prendas. Y eso es lo que tuvieron que hacer los concursantes.

Tras el reto, con elogios a Eduardo, Antonio y Pa se quedaron en la cuerda floja. Uno de ellos tenía que abandonar y la madre de familia numerosa se lo puso fácil al jurado. Y es que aseguró estar pensando ya en sus hijos y su marido. La visita de los familiares dejó a la concursante en un pésimo estado anímico.

No fueron pocos los que se quejaron de la expulsión, siendo Pa una de las grandes favoritas hasta el momento.

Pero si hubo alguien que se quedó hundido con el adiós de Pa fue Caprile. El diseñador nunca ha podido disimular la conexión con la concursante y cayó derrumbado ante su expulsión.

Publicidad

Comentarios