Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, fue increpado por sus paisanos al meterse con su coche en dirección contraria en una céntrica y concurrida calle de Santander.

Publicidad

El incidente se produjo en Nochebuena, en la concurrida y festiva calle de Peña Herbosa, que cuenta con una gran cantidad de bares y locales. Tal y como se puede ver en un vídeo que ha subido a Youtube el usuario Cantabrista, Revilla se mete con su vehículo en dirección contraria.

El presidente cántabro pregunta a los vecinos si la calle es “dirección prohíbida”, y estos le responden con gritos e insultos. “Que sople, que sople”, grita uno. “Que eso no se puede hacer, payaso”, le increpa otro.

EL CHUPITO DE ORUJO

Precisamente, justo antes del episodio vecinal, Revilla había compartido en su perfil de Facebook un vídeo en el que decía que se había bebido un chupito de orujo de Liébana para cantar un villancico con su hija.

“Mi hija Lara y yo os queremos dedicar este villancico deseando a toda España que hayáis tenido una gran noche, una feliz navidad y un próspero año nuevo”, dice el político.

Como no me ha dado tiempo a grabar el villancico, este año hemos hecho el vídeo, animados con un chupito de orujo de Liébana, al acabar la cena de navidad. Mi hija Lara y yo os queremos dedicar este villancico deseando a toda España que hayáis tenido una gran noche, una feliz navidad y un próspero año nuevo.

Publié par Miguel Ángel Revilla sur dimanche 24 décembre 2017

Publicidad

Comentarios