Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

La estimulación cerebral profunda: innovación clínica para el abordaje de los trastornos neurológicos y psiquiátricos

El Hospital Ruber Internacional ya es capaz de controlar los síntomas neurológicos y psiquiátricos a través de una Tablet

La salud neurológica se encuentra en el centro de la atención pública a medida que los síndromes neurodegenerativos, una categoría de trastornos que afectan al sistema nervioso, inquietan cada vez más a un número significativo de personas en nuestra sociedad. Estos trastornos se caracterizan por la pérdida progresiva de funciones cerebrales, siendo la enfermedad de Parkinson una de las más comunes, entre otras muchas. También, la incapacidad secundaria a trastornos psiquiátricos que no mejoran con medicación o terapias psicológicas, está generando creciente preocupación entre los profesionales de la salud y la comunidad científica. Para todo ello, y dentro de los distintos tratamientos que existen desde hace años, destaca la estimulación cerebral profunda (ECP).

Una terapia que, según la Doctora Cristina Torres Díaz, especialista de la Unidad de Neurocirugía Funcional del Hospital Ruber Internacional, “se lleva utilizando varias décadas en pacientes con Parkinson o con temblor esencial, o con algunas otras enfermedades un poco más complicadas, como la distonía o el trastorno obsesivo compulsivo”. Además, como afirma la neurocirujana, esta terapia se está investigando en otras enfermedades como la depresión farmacorresistente, la anorexia nerviosa, la agresividad patológica o la esquizofrenia, así como se ha demostrado que es muy útil para tratar y controlar el dolor neuropático.

Procedimiento

El procedimiento, que se realiza mediante una cirugía, consiste en colocar un electrodo dentro del cerebro y, dependiendo de la enfermedad, se pone en un sitio concreto. “El electrodo se conecta a unos cables por debajo de la piel y, luego, a una batería. Es una especie de marcapasos cerebral”, explica la Doctora Torres. La batería da una pequeña corriente, que es lo que ejerce su acción terapéutica, es decir, regula los circuitos que no funcionan bien en el cerebro y los normaliza.

En el caso más frecuente, que es el de un paciente con Parkinson o uno que tiembla, que no se mueve bien, cuando se activa la estimulación, empieza a moverse correctamente. La cirugía se puede hacer con el paciente bajo anestesia general o local, “dependiendo de si necesitamos o no ver cómo está su temblor o sus síntomas durante la intervención. Por ejemplo, en el caso de un paciente psiquiátrico, se le duerme por completo”, añade la especialista.

Las Doctoras Mónica Kurtis, neuróloga, Cristina Torres y Mónica Lara, neurocirujanas, y María Luisa Almarcha, neuróloga.
Aplicación de la estimulación cerebral profunda

A día de hoy, la estimulación cerebral profunda se está aplicando de una manera todavía más novedosa. Tal y como subraya la Dra. Cristina Torres, aunque ya se estaba investigando anteriormente, “a partir del COVID, sobre todo, estamos utilizando unos electrodos que se pueden programar a distancia. Es decir, implantamos el dispositivo en un paciente y empezamos con poca corriente. Durante un mes, más o menos, vemos qué tal va y, si no se encuentra bien del todo y necesita subir esa corriente, tiene que volver a consulta para que le subamos otro poco la estimulación y a lo mejor le bajamos un poco la medicación que estaba tomando”.

En ese sentido, el Hospital Ruber Internacional estaba recibiendo pacientes procedentes de Panamá, de Venezuela y de otros países, “lo que requería visitas frecuentes y era un poco duro para ellos. La novedad que estamos presentando es que ahora, la regulación remota de la función cerebral es posible. El Hospital Ruber Internacional ya es capaz de controlar los síntomas neurológicos y psiquiátricos a través de una Tablet. Se puede subir o bajar la estimulación a distancia, con wifi. Da igual que el paciente esté en Perú o a mi lado, yo puedo cambiar los parámetros de estimulación”, destaca la experta.

De hecho, según la Doctora Mónica Kurtis, directora del programa de Trastornos del Movimiento del Servicio de Neurología del Hospital Ruber Internacional, era frecuente que subieran la estimulación y se pasaran de intensidad, por lo que, al día siguiente, el paciente tenía que volver al hospital para que se la bajaran: “No es igual el efecto cuando te lo acaban de hacer que el que produce al cabo de unos días”. Ahora, la doctora hace una conexión por videollamada con su paciente y es capaz de reducir la estimulación simplemente pulsando un botón en su Tablet. La persona, que en ese momento estaba temblando, deja de hacerlo inmediatamente.

Una cirugía para todas las edades

Para llevar a cabo la estimulación cerebral profunda, el especialista hace unos trépanos en el cráneo e introduce el electrodo, que mide poco más de un milímetro, a través de un dispositivo que permite hacerlo con precisión milimétrica. “La zona del cerebro donde se quiere implantar está personalizada, es decir, invertimos mucho tiempo haciendo cálculos, dependiendo del paciente, para saber cuál es el área idónea dentro de su cerebro. Todo esto se hace con un software, con un ordenador. Después, una vez que sabemos dónde lo queremos colocar, y a través de unas coordenadas que necesitamos y que pasamos a un dispositivo concreto, se pone el electrodo”, detalla la Doctora Cristina Torres.

La cirugía, dependiendo de si es unilateral o bilateral y de si el paciente está despierto o dormido, puede durar desde tres hasta seis horas, aproximadamente. Respecto al postoperatorio, “en general, no es malo porque, en realidad, se hace dos pequeños trépanos en el cráneo, en una zona que, en general, no suele doler. Después, el paciente se despierta bien, pero lo que molesta un poco más es la zona de la batería, que se implanta en la grasa que está en la zona del pectoral, pero, a las 24 horas, ya está caminando, comiendo… A pesar de que es una cirugía cerebral el postoperatorio es bien tolerado”, señala la doctora.

Pacientes mayores

Esta intervención se lleva a cabo tanto en pacientes mayores, de hasta 70 o 75 años, como en niños, en aquellos que tienen distonía, y es que, “cuanto antes se les trate, mejor, para evitar deformidades y para que se puedan manejar bien en el colegio, por ejemplo”, apunta la Doctora Torres. Según la Doctora Mónica Kurtis, en niños con distonía se opera con el mismo sistema de estimulación cerebral profunda, por lo van a poder beneficiarse de este dispositivo de programación a distancia. Para una distonía, la diana es el globo pálido; para un temblor, es el tálamo y, para la enfermedad de Parkinson, es el subtálamo, pero el sistema, como digo, es el mismo. “Pones un electrodo y luego escoges unos polos, de los cuales va a emitirse una electricidad en un campo cerebral”.

La estimulación cerebral profunda se realiza en “muy pocos centros y muy especializados”, puntualiza la Doctora Cristina Torres, quien añade que se está llevando a cabo en ciudades como Madrid, Barcelona y Sevilla: “No se hace en cualquier hospital, ya que el centro tiene que contar con un equipo muy experimentado, pero el procedimiento a distancia es algo pionero en Madrid. Estamos avanzando mucho”.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

El estudio, que ha contado con la participación de la Fundación Jiménez Díaz y de su Instituto de Investigación Sanitaria (IIS-FJD), ha revelado la...

Inbox

Las participantes pudieron conocer las mejores posturas adaptadas a su situación para eliminar tensiones y prevenir dolores, así como aprender a mejorar su respiración...

Inbox

Los modelos médicos 3D personalizados, obtenidos a partir de estudios de tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, permiten al profesional mejorar la planificación de la...

Inbox

Factores como la medicación, aspectos físicos y psicológicos asociados a la fibromialgia se identifican como posibles contribuyentes a algún grado disfunción sexual en mujeres

Inbox

El dolor, omnipresente en la experiencia humana, es abordado con innovadores tratamientos en la recién establecida Unidad de Dolor del centro médico Olympia Quirónsalud,...

Inbox

El objetivo del proyecto es mejorar el diagnóstico genético de las patologías oculares congénitas, una de principales causas de ceguera en niños, con una...

Inbox

La encefalitis es una enfermedad que puede afectar a personas de todas las edades y puede ser causada por diversos agentes, como virus, bacterias...

Inbox

Por el aumento de su prevalencia y la cantidad y complejidad de los posibles trastornos asociados, su abordaje demanda una atención especializada e individualizada