Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

Las mejores cirugías plásticas combinadas

Analizando cada caso, los cirujanos de Clínica FEMM pueden recomendar una doble intervención quirúrgica en rostro, pecho o glúteos para evitar pasar dos veces por el quirófano

Dr. Ramón Calderón / Remitido

Si está pensando en una cirugía plástica seguro que ya ha contemplado que es una intervención quirúrgica, de manera que es importante conocer las características de la misma con detalle, pues entrar en quirófano puede generar incertidumbre.

En numerosas ocasiones no estamos a gusto con varios aspectos de nuestro cuerpo o rostro. Analizando cada caso, los cirujanos de Clínica FEMM pueden recomendar una doble intervención quirúrgica en rostro, pecho o glúteos para evitar pasar dos veces por el quirófano. En opinión del doctor Ramón Calderón, prestigioso cirujano plástico de Clínica FEMM, esto presenta varias ventajas. “La principal, que solo hay que pasar una vez por quirófano para resolver dos situaciones diferentes, se reduce el número de pruebas del preoperatorio (analíticas, consultas, medicación, etc.), los costes de material quirúrgico y de hospitalización y permite la recuperación de manera simultánea”.

“Las cirugías del rostro son muy especiales porque suponen un cambio en la parte más visible de nuestra mayor seña de identidad”, afirma el doctor Calderón

Para este especialista, si estamos pensando en un cambio en nuestro rostro, se puede optar por una rinoplastia y blefaroplastia, o por una blefaroplastia y lipofilling facial, así como por una rinoplastia más otoplastia.

“Las cirugías del rostro son muy especiales porque suponen un cambio en la parte más visible de nuestra mayor seña de identidad. La clave es buscar siempre resultados naturales y armoniosos. Es importante que el paciente nos traslade todas sus dudas y le cuente exactamente qué está buscando, qué espera conseguir”, afirma el doctor Calderón.

La blefaroplastia quirúrgica consiste en eliminar el exceso de piel que se acumula en la parte superior o inferior del párpado y que confieren el aspecto de mirada cansada, pudiendo incluso llegar a dificultar la visión.

La blefaroplastia y lipofilling facial también son una combinación muy interesante, asegura el cirujano

La rinoplastia es una intervención quirúrgica en la cual se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz. La Sociedad Internacional de Cirugía plástica y Estética (ISAPS) señala que es la quinta cirugía plástica más demandada en todo el mundo. “Por cierto, la blefaroplastia es la tercera, así que parece que esta combinación puede conseguir un resultado muy atractivo en el rostro, rejuveneciendo nuestra mirada y armonizando y equilibrando nuestros rasgos”, asevera Ramón Calderón.

La blefaroplastia y lipofilling facial también son una combinación muy interesante, asegura el cirujano. “Para el lipofilling, tras finalizar la blefaroplastia, necesitamos coger una pequeña cantidad de grasa del paciente, del abdomen o las cartucheras, que podemos infiltrar en ojeras, pómulos, arruga nasogeniana o labios. El resultado de estas dos cirugías plásticas es muy natural y rejuvenece el rostro muchísimo”.

Las cirugías plásticas combinadas en el cuerpo pueden ser múltiples, pero el experto recomienda dos opciones

Finalmente, otra opción interesante si pasamos por el quirófano para corregir la forma de la nariz es realizar una otoplastia, una cirugía sencilla y que se realiza en poco tiempo. “La selección de estas dos cirugías combinadas es bastante más frecuente en hombres que en mujeres”, afirma el doctor.

Las cirugías plásticas combinadas en el cuerpo pueden ser múltiples, pero el experto recomienda dos opciones como la cirugía de glúteos con prótesis y liposucción de flancos y una abdominoplastia con una mastopexia.

Tal y como explica el doctor Ramón Calderón, cuando realizamos una cirugía de aumento de glúteo con prótesis, conseguimos un resultado mucho más natural si lo combinamos con lipofilling. Para eso, necesitamos cierta cantidad de grasa, pues el objetivo de la infiltración es almohadillar los bordes de la prótesis y suavizar la transición entre la espalda y el glúteo y la zona lateral superior. Por eso, es interesante abordar también en esa misma intervención la liposucción de flancos (los famosos michelines) y aprovechar una parte de esa grasa para almohadillar el contorno de la prótesis.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Salud

El equipo de cirugía plástica de FEMM Cirugía y Medicina Estética, fundada por los doctores Ramón Calderón Nájera y Carlos Gullón Cabrero, se ha...