Jair Bolsonaro, Donald Trump o Andrés Manuel López Obrador son solo 3 de los 8 líderes mundiales a quienes sus controvertidas frases sobre el coronavirus se les han vuelto ahora en contra. Repasamos las declaraciones más polémicas.

Publicidad

La pandemia del coronavirus ha dado un giro de 180 grados a todo el planeta. El Covid-19 ha puesto a las autoridades internacionales contra las cuerdas para intentar frenarlo. Pero algunos de sus líderes han tardado en darse cuenta de lo que se avecinaba. Incluso cuando la situación en países como China, Italia o España era ya crítica.

Bolsonaro, Trump o López Obrador han sido algunos de los líderes mundiales que han causado gran controversia con algunas de sus frases. Hay quien ha dado informaciones falsas. Otros han animado a los ciudadanos a salir a la calle. Y alguno ha mostrado una actitud desafiante.

A todos, eso sí, se les están volviendo en contra sus declaraciones. Y es que ningún país está a salvo del coronavirus.

Trump

«Lo tenemos todo bajo control». Eso decía el presidente de EEUU a diario desde que comenzó la pandemia en el país. También defendió un medicamento cuya eficacia no se había comprobado. O aseguró que renunciaba a usar la mascarilla.

En enero, dos días después del primer caso de coronavirus en EEUU, Trump también aseguraba que «es solo una persona que vino de China y lo tenemos bajo control». «Todo va a estar bien», añadió.

Ahora, dos meses después, EEUU es el país con más casos confirmados en todo el mundo.

Bolsonaro

«Es apenas una pequeña gripe». Para el presidente de Brasil, el coronavirus era poco más que un resfriado. No dudó en burlarse de las recomendaciones de distanciamiento social y él mismo se mezcló con simpatizantes de su partido.

Además, no duda en hacer presión para que los gobiernos estatales levanten las medidas de confinamiento. A 5 de abril, Brasil tenía ya más de 11.000 casos confirmados y el brote se extiende rápidamente.

Lukashenko

«No hay virus aquí. No los has visto volar, ¿verdad?». El líder bielorruso es otro de los líderes que ha generado asombro por su actitud frente a la pandemia. No dudó en burlarse de la sugerencia de que su país tenía que evitar la propagación del virus.

En una conversación con un periodista en un partido de hockey sobre hielo, Lukashenko afirmó que los espectadores estarían bien porque el frío en el estado evitaba el Covid-19. También dijo que tener miedo al virus era «solamente una psicosis».

Y, aunque luego aseguró que era una broma, en un primer momento aconsejó ir a saunas y beber vodka para combatir la pandemia.

Hasta el pasado domingo, Bielorrusia había reportado ya 440 casos y cinco muertes. El país tiene una población de 10 millones de personas.

López Obrador

«Si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, pues sigan llevando a la familia a comer a los restaurantes». El presidente de México no sólo se burló del Covid-19 sino que instó a sus ciudadanos a no tomar medidas de distanciamiento social.

También realizó un recorrido por el país y fue visto besando y saludando a sus seguidores. De momento, el país cuenta con 2.143 casos confirmados y 94 muertos. Sin embargo, en la Organización Panamericana de la Salud temen que los casos puedan llegar a los 700.000.

Mnangagwa

«El coronavirus es la obra de Dios para castigar a los países que nos han impuesto sanciones». El presidente de Zimbabue tuvo que salir a apagar el fuego mediático que había incendiado su ministro de Defensa con esa frase.

En su intervención tuvo que aclarar que la pandemia tiene una «explicación científica» y aesguró que «no conoce límites». Por lo que «no se puede culpar a nadie».

A 3 de abril, el país ha reportado solo 9 casos confirmados. Sin embargo, se teme que la propagación pueda causar estragos en un país con una elevada tasa de pobreza y hospitales mal equipados.

Muqtada al-Sadr

«Trump, tú y tus pares están acusados de propagar esta enfermedad. Especialmente porque la mayoría de quienes la padecen están en contra de Estados Unidos». El influyente clérigo chíi iraquí se ha dedicado a acusar al presidente americano de ser quien propaga el virus.

Ha desafiado también las medidas y ha continuado celebrando oraciones en masa. También ha asegurado que el Covid-19 era culpa de «la legalización del matrimonio homosexual» en todo el mundo. Aunque su declaración es ya de por sí surrealista, lo es mucho más si se tiene en cuenta que ni China ni Italia lo tienen legalizado completamente.

Joko Widodo

«NO le dimos cierta información al público porque no queríamos despertar el pánico». El presidente de Indonesia ha reconocido abiertamente que retuvo información sobre el Covid-19.

Hasta el 2 de marzo, no habían reportado casos. Ahora se superan los 2.200 casos y las 190 muertes. Widodo declaró el estado de emergencia sanitaria el 31 de marzo. Estudios en Reino Unido calculan en más de 34.000 los infectados en Indonesia.

Boris Johnson

«Estaba en un hospital la otra noche donde creo que había pacientes con coronavirus y les estaba estrechando la mano a todos». El primer ministro británico, Boris Johnson, es el último de los líderes en ver cómo sus declaraciones se vuelven en su contra.

El 3 de marzo aseguraba no estar preocupado por dar la mano a gente en medio del avance de la pandemia. Su argumento fue que con lavarse las manos bastaba. «Es lo crucial», aseguró. Más tarde, su equipo aclaraba que solo había dado la mano a personal médico.

Además del aumento de casos de Covid-19 en Reino Unido, el propio Johnson daba positivo el pasado 27 de marzo. Tras varios días en casa, el pasado lunes 6 de abril era ingresado en una UCI en un hospital de Londres tras empeorar su estado de salud. De momento, aseguran que no necesita respirador, tan solo oxígeno. Su novia, embarazada, también ha presentado síntomas.

Publicidad

Comentarios