Actualmente, un diagnóstico de cáncer es sinónimo de tratamientos cada vez más eficaces, pero que pueden generar efectos secundarios en la piel. De entre todos ellos, los que afectan la piel, el pelo y las uñas son los más molestos ya que son los más visibles. Tener un buen aspecto repercute de forma positiva en el estado de ánimo y, por tanto, en la forma de sobrellevar la enfermedad.

Publicidad

Conscientes de esta situación, el IOB Institute of Oncology del Hospital Ruber Internacional en colaboración los laboratorios dermatológicos Avéne, han organizado el “Taller de maquillaje dermatológico para el paciente oncológico” que tiene como objetivo ayudar y asesorar a las mujeres afectadas por los efectos adversos de los tratamientos oncológicos para que logren una apariencia más saludable y puedan verse y sentirse mejor gracias a los productos dermocosméticos.

El taller fue impartido por una farmacéutica de los laboratorios Avéne, quien durante dos horas enseñó a un grupo de cinco pacientes todas las técnicas y los trucos con los productos de Couvrance.

El maquillaje corrector en pacientes oncológico puede ser de gran ayuda desde el punto de vista psicológico, para elevar el ánimo y la autoestima.

Como consecuencia de los tratamientos oncológicos, se producen una serie de cambios en la piel que pueden camuflarse con ayuda del maquillaje corrector. Un ejemplo es el tono de la piel, que suele apagarse. “Para devolver la luminosidad se pueden utilizar los Polvos Mosaico después de la crema hidratante o el maquillaje. Otro truco es utilizar el Lápiz dúo corrector de cejas para enmarcar los ojos en el caso de la perdida de estas”, han explicado las especialistas.

Publicidad

Comentarios