Fisuras en el bloque independentista. La decisión del presidente del Parlament, Roger Torrent, de aplazar el pleno de investidura de Carles Puigdemont ha cogido por sorpresa y ha causado malestar en las filas de JxCat y CUP.

Publicidad

La decisión del presidente del Parlament, Roger Torrent, de aplazar el pleno de investidura de Carles Puigdemont, ha avivado la división en el bloque independentista.

En JxCat se han quedado perplejos ante el anuncio. El partido de Puigdemont defienden que se daban “todas las condiciones políticas para hacer el pleno de investidura hoy mismo” y denuncian abiertamente que el presidente del Parlament no les ” haya consultado ni comunicado su decisión” de aplazarlo antes de comparecer en la Cámara catalana. Por ello, piden que el pleno  se mantenga como estaba previsto para las 15 horas de este martes.

Mientras, desde la CUP, su líder en el Parlament, Carles Riera, también ha rechazado la decisión de Torrent y ha exigido que se mantenga la convocatoria del pleno por “lealtad” al resultado electoral.

“Por lealtad al resultado del 21-D, el pleno debe ser convocado hoy. Ninguna concesión al Estado. La democracia no se aplaza #República”, ha manifestado el diputado en Twitter.

5 LLAMADAS SIN RESPUESTA

Desde ERC, algunos cargos han defendido la decisión a través de las redes sociales, incluido el presidente del partido, Oriol Junqueras, en un mensaje desde prisión.

Además, fuentes del entorno del presidente del Parlament sostienen que Torrent ha telefoneado hasta en cinco ocasiones a Puigdemont antes de anunciar su decisión. El expresidente de la Generalitat, no obstante, no ha contestado al teléfono.

Fuentes de JxCat afirman que Puigdemont no ha contestado a las cinco llamadas de Roger Torrent porque en el móvil ponía “número desconocido”.

LAS ENTIDADES INDEPENDENTISTAS NO FRENAN

Mientras, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y los Comités de Defensa de la República (CDR) mantienen sus convocatorias para manifestarse frente al Parlament.

Tras el anuncio del president del Parlament, pasados pocos minutos de la diez de la mañana, la ANC ha enviado un mensaje a sus simpatizantes y militantes a través de sus canales oficiales de redes sociales expresando que “la voluntad popular no se desconvoca” y que mantenían la convocatoria de manifestación a las dos y media en plaza Sant Jaume y a las tres frente al Parlament.

“No aceptaremos que un tribunal de parte dicte las decisiones al Parlament”, añade el comunicado de la entidad independentista, antes de mandar un recado al presidente de la Cámara: “No aceptaremos ningún paso atrás de nuestras instituciones en defensa del mandato del pueblo de Cataluña y en la defensa de los miembros de estas mismas instituciones”.

La entidad afirma en su comunicado que no aceptará “ningún paso atrás de nuestras instituciones en la defensa del mandato del pueblo de Cataluña y en la defensa de los miembros de estas mismas instituciones” y reivindica que la investidura de Carles Puigdemont se lleve a cabo “sin injerencias” y “en los plazos y condiciones que ya estaban establecidos”.

Por su parte, los CDRs también mantienen sus convocatorias, bajo el lema “ni un paso atrás” y considerando que no convocan en el Parlament “para investir una autonomía“, sino que “para avanzar hacia la República“.

Así lo han manifestado a través de la coordinadora nacional de CDR de Cataluña y a través de sus canales locales. Las marchas están convocadas a confluir a las dos de la tarde en la calle Marquès de l’Argentera, frente al parque de la Ciutadella, y cada asamblea territorial se reúne previamente para desplazarse en columna hacia dicho punto.

Publicidad

Comentarios