Donald Trump no quiere que las personas transgénero sirvan en el Ejército estadounidense. El presidente de Estados Unidos lo anunció este miércoles en su cuenta de Twitter, alegando que “los militares deben estar centrados en la victoria” y destacando el “gran coste económico” que, a su juicio, genera incluirlos en las tropas.

Publicidad

Esta nueva medida discriminatoria, que echa por tierra la orden aprobada por su antecesor en el cargo, Barack Obama, que abrió las fuerzas armadas a la diversidad, contrasta con lo que el propio Donald Trump pregonaba durante la campaña electoral.

“Gracias a la comunidad LGTB. Lucharé por vosotros mientras Hillary trae más gente que amenazará vuestras libertades y creencias”, tuiteaba el presidente estadounidense en junio de 2016, cuando era el candidato republicano a las elecciones y tenía que arañar votos en su pelea con Hillary Clinton.

Ahora, ya en la Casa Blanca, Trump hace gala de un talante profundamente discriminatorio. “Después de consultar con mis generales y expertos militares, el Gobierno de Estados Unidos no aceptará ni permitirá individuos transgénero en el Ejército. Nuestros militares deben estar centrados en la victoria y no pueden cargar con los tremendos costes médicos y la alteración que los transgéneros supondrán en el Ejército“, anunciaba ayer.

Pese a sus promesas de campaña, donde también aseguró que la Casa Blanca sería “la mejor amiga” de la comunidad LGTB, el presidente ha dejado claro que sólo era retórica de campaña. Primero, al retirar otras protecciones que habían sido autorizadas por Obama vía orden ejecutiva, como permitir a los estudiantes transexuales utilizar los baños del sexo con el que se identifican en los colegios de Estados Unidos. Después, negándose  a reconocer junio como el mes del “orgullo LGBT”, una práctica común durante las administraciones de Obama y Bill Clinton (George W. Bush tampoco lo hizo).

Publicidad

Comentarios