Donald Trump puede respirar tranquilo. Su cuenta de Twitter no corre peligro, pese a las peticiones para que la red social actúe y se la cierre.

Publicidad

La red social Twitter ha aclarado que no bloqueará las cuentas de ningún líder político internacional porque considera que sería contraproducente para el debate público y no serviría para “silenciar” a nadie, después de que se hayan registrado movilizaciones en Estados Unidos para reclamar el cierre del perfil del presidente, Donald Trump.

Sin mencionar en ningún momento a Trump, Twitter ha esgrimido en un comunicado que la red social surgió como herramienta para “la conversación global y pública” y que, en este contexto, los dirigentes políticos desempeñan un papel clave por su especial relevancia dentro de la sociedad.

“Bloquear a un líder mundial en Twitter o eliminar sus tuits más controvertidos escondería información importante que la población debería poder ver y debatir. Además, no silenciaría a ese líder, sino que complicaría la necesaria discusión sobre sus palabras y acciones”, ha afirmado.

En este sentido, la firma norteamericana no aplica las normas con tanto rigor a los líderes electos debido al rol que juegan y al “enorme impacto” que tienen en nuestra sociedad. Según Twitter, se juzgan los mensajes de estos personajes “en el contexto político que les define” y hacen cumplir sus reglas en consecuencia. “Trabajamos duro para seguir siendo imparciales, teniendo en cuenta el interés público”, ha añadido.

NUEVO CÓDIGO DE CONDUCTA

Así, los líderes electos se suman al grupo de excepciones del nuevo código de conducta de Twitter, que exime de cumplir la normativa a gobiernos, ejércitos y grupos en procesos de paz.

Hace solo un mes que la red ha lanzado unas nuevas normas de uso para poner fin a los mensajes insultantes o amenazadores en la red. Según la nueva normativa, Twitter se reserva el derecho a intervenir cualquier comentario ofensivo y hasta expulsar al usuario reincidente.

Las nuevas normas prohíben cualquier tipo de mensaje que incite a comportamientos abusivos o que promueva la violencia, ya sea dentro o fuera de las redes. Los mensajes bélicos de Trump parecen infringir estas normas.

LA GOTA QUE HA COLMADO EL VASO

Varios grupos activistas han intensificado esta semana sus llamamientos a Twitter, plataforma a la que han señalado como responsable por las constantes amenazas que vierte Trump a través de ella. La gota que habría colmado el vaso sería el mensaje en el que el presidente norteamericano presumía de tener un botón nuclear “mucho más grande y más poderoso” que el del líder norcoreano, Kim Jong Un.

Publicidad

Comentarios