El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha cerrado la convulsa crisis que ha vivido su Gobierno esta semana con una purga de los dudosos y reforzándose con consejeros afines y determinados a llevar hasta el final la apuesta por celebrar el referéndum independentista el 1 de octubre.

Publicidad

Los tres consejeros relevados son todos de su partido, el PDeCAT. Los políticos sustituidos son la portavoz Neus Munté (Presidencia), que será sustituida por Jordi Turull, portavoz de Junts pel Sí; Meritxell Ruiz (Educación), que será suplida por la catedrática Clara Ponsetí y Jordi Jané (Interior), que será revelado por Joaquim Forn, portavoz convergente en el Ayuntamiento.

Además, el secretario del Gobierno Joan Vidal de Ciurana será reemplazado por Victor Culell. Todos ellos se suman al reciente cese de Jordi Baiget como consejero de Empresa. El presidente de la Generalitat quiere un Govern de independentistas que no tengan ninguna duda sobre la celebración del referéndum.

Puigdemont ha dado pocas explicaciones sobre las destituciones. Él asegura que no ha provocado ninguna salida, sino que han sido los dimisionarios quienes han preferido dar “un paso al lado”. Según él, todos estaban comprometidos con el referéndum del 1 de octubre.

Las redes sociales se han llenado de comentarios sobre este asunto durante toda la jornada:

Publicidad

Comentarios