La exdiputada de la CUP Mireia Boya ha asumido ante el Supremo que la declaración unilateral de independencia (DUI) no fue “cosmética”, sino que buscaba una efectividad real, tras lo cual el juez Pablo Llarena no ha adoptado ninguna medida cautelar contra ella porque no lo ha solicitado ninguna de las partes.

Publicidad

Mireia Boya, exdiputada y expresidenta del grupo parlamentario de la CUP, ha quedado este miércoles en libertad tras declarar ante el Tribunal Supremo dentro de la causa del 1-O. Después de comparecer ante el juez Llarena durante algo más de una hora, ninguna de las partes -tampoco VOX ni Fiscalía- ha solicitado medidas cautelares contra ella.

En su declaración, en la que sólo ha contestado a preguntas de su abogado y algunas formuladas por el juez, la dirigente de la CUP ha sostenido que la declaración unilateral de independencia (DUI) aprobada por el Parlament no era meramente “cosmética”, sino que buscaba una “efectividad real”, aunque la aplicación del artículo 155 lo hizo imposible.

Boya ha respondido afirmativamente a la pregunta que le ha realizado en este sentido el instructor de la causa y ha añadido que dicha efectividad suponía cumplir con un mandato de sus propias bases.

“LOS PERIODISTAS DESTROZARON LOS COCHES DE LA GUARDIA CIVIL”

A preguntas de su letrado, ha afirmado también que “agentes de paisano salieron a cazar con porras a los independentistas” con ocasión del referéndum y ha atribuido los destrozos de los vehículos de la Guardia Civil durante el asedio a la Consejería de Economía del pasado 20 de septiembre a los periodistas que cubrían la concentración.

Tras salir en libertad del Supremo, Boya ha explicado a los medios de comunicación que ha ratificado ante el juez la estrategia de “no violencia” y que eso “desmonta absolutamente” los delitos que se les imputan. También ha dicho que no le ha preguntado si acata la Constitución.

“Esto es un juicio político y tenemos que actuar como tal, defendiendo nuestros postulados políticos democráticos y nuestros programas”, ha indicado, al tiempo que ha añadido que no está satisfecha a pesar de salir en libertad porque “hay cuatro personas secuestradas por el Estado”, en referencia a los encarcelados Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

ARROPADA POR CUP, ERC Y JXCAT

Boya ha llegado al alto tribunal pasadas las 10:30 horas, donde ha sido recibida por un centenar de simpatizantes llegados de Barcelona y Lérida. Entre los dirigentes políticos que la han acompañado, por parte de la CUP estaban los diputados del Parlament Maria Sirvent, Natàlia Sànchez, Vidal Aragonés, los exdiputados Gabriela Serra y Albert Botran, la concejal de Barcelona Eulàlia Reguant y el concejal de Vic Joan Coma. Desde JxCat han acudido las diputadas del Parlament Anna Geli y Aurora Madaula, mientras que, por parte de ERC ha podido verse a Joan Tardà, Gabriel Rufián, Jenn Díaz, Rubén Wagensberg, David Rodríguez y Anna Caula.

La comparecencia de Boya abre una nueva tanda de comparecencias que incluyen a figuras como el expresidente de la Generalitat Artur Mas, la secretaria general de ERC, Marta Rovira; la exportavoz de la CUP Anna Gabriel; la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal; y la presidenta e la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), Neus Lloveras.

Publicidad

Comentarios