Se llaman The Budders y son cinco jóvenes emprendedores que buscan su hueco en el mercado de cannabis en EEUU. La compañía española espera triunfar en un sector que tiene 263 millones de consumidores en todo el mundo.

Publicidad

El cannabis se ha convertido en la revolución verde tras legalizarse en algunos países. Entre ellos, algunos estados de EEUU. Y en esa revolución verde han aparecido The Budders, cinco jóvenes empresarios españoles que piensan abrirse hueco en el mercado de la marihuana.

Las cifras del sector empiezan a ser mareantes. Se trata de una industria valorada en más de 300.000 millones de euros y con 263 millones de consumidores en todo el mundo, según el informe La industria del cannabis como inversión, del bróker XTB.

EEUU se ha convertido en el mayor mercado de esta sustancia. En más de 30 estados su uso terapéutico está despenalizado. Y en otros 11 está permitido el uso recreativo de la marihuana. La empresa española The Budders busca ya hueco en ese mercado a través de dos vías de negocio. La primera, como solución tecnológica. Y la segunda como venta online y delivery.

“Tomamos la decisión de adentrarnos en el mercado americano por su volumen de negocio (17.000 millones de dólares) y las posibilidades que tiene esta industria actualmente”, confirma Miguel Martín, CEO de la compañía.

En los seis primeros meses del año, el índice que reúne a las principales empresas dedicadas de forma legal a esta industria, el North America Marijuana Index, se ha revalorizado un 23,8%, una subida muy superior a la del IBEX (8,33%). Un informe de la consultora Arcview sobre el mercado de la marihuana afirma que el gasto en productos cannábicos regulados legales en 2018 llegó a los 16.000 millones de dólares en Estados Unidos. La consultora estima un crecimiento del mercado en torno al 37% anual desde 2013 y apunta a que el año pasado creció un 20%.

Miguel Martín, CEO de The Budders
Miguel Martín, CEO de The Budders

Miguel es además uno de los promotores de The Budders, una aventura en la que le acompañan Joan Sintes, Alejandro Trepat,  Marc Colonques y Antonio Dianez.  “Son personas con conocimiento digital y con experiencia de mercado en diferentes áreas. Observamos que se trataba de una industria en auge y que faltaba profesionalización, así que nos lanzamos”, reconoce. Llevan cerca de un año preparando su desembarco al otro lado del Atlántico. Realizaron su primer viaje oficial a Estados Unidos en julio de 2019 para analizar competidores, conocer productores y solicitar las licencias. “Se estima que el impacto económico de la industria cannábica en Estados Unidos podría alcanzar los 77.000 millones de dólares para 2022”, asegura Joan Sintes.

En la transición desde la ilegalidad a la legalidad, la tecnología va a jugar un papel muy importante y es donde The Budders va a ofrecer soluciones globales para esta industria. La captación y el uso del famoso big data en una industria que hasta ahora estaba prohibida y está empujando a muchas empresas a desarrollar herramientas de inteligencia sobre el negocio. The Budders es una de ellas. Su idea es lanzar una solución OnCloud para compañías cannábicas, desde productores, distribuidores, marcas o retailers para administrar la relación con los clientes, finanzas, delivery, eCommerce insights y más funcionalidades que se podrán contratar por módulos. De esta manera, cualquier compañía que trabaje en el sector podrá realizar su gestión diaria de forma eficiente. La aplicación incluirá, entre otras cosas, calendario, base de datos de clientes, lista de ventas, gestión analítica, stocks y plataforma de gestión.

El Amazon del cannabis

The Budders planea lanzar su propio marketplace con servicio de delivery para 2020. Este marketplace online propone convertirse en el nuevo Amazon del cannabis. Con dos líneas principales de productos (THC y CBD) pretenden ofrecer fast delivery y shipping para el próximo año. Miguel Martín, quiere crear el marketplace más grande del mundo de productos cannábicos. The Budders ofrecerá servicios de warehouse a las marcas y distribuidores para su servicio de delivery o shipping de su plataforma online. Entre los productos que ofertará se podrá encontrar cannabis en flor, vapeadores, cremas, envases y todo tipo de productos. Joan Sintes explica que la compañía tendrá varios modelos de monetización que no se harán públicos hasta el momento de lanzamiento.

La empresa española posibilitará la compra y entrega inmediata, el pago seguro, el seguimiento y tracking del envío, así como la programación de entrega y su recurrencia. Los expertos sostienen que el cannabis es la nueva gallina de los huevos de oro. Más allá del uso terapéutico o lúdico, el potencial que tiene es muy amplio. Desde papel ecológico a fibras para la industria, pasando por aceites y productos cosméticos. El negocio es tan suculento que las grandes corporaciones de la distribución, la alimentación, cosmética, las bebidas, el tabaco, la biotecnología o los fertilizantes están tomando posiciones. “El cáñamo es el nuevo cerdo. De la planta se aprovecha todo”, subraya Miguel Martín.

Los financieros opinan que el cannabis supone la mayor disrupción en el mercado desde el nacimiento de Amazon en 1997. No es una empresa fácil, por eso The Budders busca inversores denominados Smart Money que, además de aportar capital para la compañía, sean capaces de ofrecer oportunidades de crecimiento, contactos y experiencia. La inversión en el sector es posible desde hace unos años y actualmente se trata de un negocio en expansión gracias al avance de la regulación. En Estados Unidos existe un mercado tolerado de productos de marihuana para uso medicinal desde que California lo legalizó en 1996. En 2012, los estados de Colorado y Washington legalizaron su uso recreativo.

El espaldarazo definitivo fue la legalización en California en 2016, que se convirtió en el experimento de marihuana legal más grande del mundo con 39 millones de habitantes.

The Budders prevé comenzar su aventura en California, a pesar de la dura competencia. “Es como ir a pescar y comenzar por el tiburón blanco. Si somos capaces de abrirnos un hueco ahí, dominaremos el sector a nivel mundial”, sostiene el CEO Miguel Martín. En su opinión, los países irán legalizando paulatinamente el negocio del cannabis, un sector que puede crear miles de puestos de trabajo y ayudar a los gobiernos a recaudar un buen puñado de millones gracias a los impuestos. En Colorado, la región de Estados Unidos donde lleva más tiempo regulado, las ventas de cannabis de uso recreativo y terapéutico han superado los 6.000 millones desde 2014 a finales de 2018. Si trasladamos esos datos a España, que es ocho veces mayor, las ventas alcanzarían los 50.000 millones y los ingresos en impuestos supondrían más de 9.000 millones.

Joan Sintes no descarta operar en el futuro en España, aunque insiste que eso dependerá de la normativa. Se estima que en nuestro país existen 200.000 usuarios de cannabis medicinal y unos cuatro millones de consumidores de uso recreativo. Sin embargo, la marihuana se encuentra en un limbo legal. No está permitido fumarla terapéuticamente como en otros países, pero existen medicamentos pagados por la Seguridad Social que contienen cannabinoides. La ley que regula el cultivo para exportación es de 1967. Su consideración como droga es un obstáculo insalvable para legalizarlo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la cataloga dentro de la Agenda IV de la Convención de Estupefacientes de 1961, la más restrictiva. Comparte categoría con la heroína y la cocaína. En marzo, la OMS se planteó retirar la marihuana de esa lista, pero el organismo pospuso finalmente la decisión. El próximo encuentro se celebrará en diciembre. De momento, se ha aprobado su uso medicinal en algunos países europeos: Alemania, Reino Unido, Portugal o Italia, mientras que en el Países Bajos se puede consumir de modo recreativo en algunos caffeshops.

Publicidad

Comentarios