Mercedes Milá en estado puro. Ya lo anunciaban los adelantos de ‘Salvados’ y no mintieron. La periodista brilló con luz propia en una entrevista pagada en la que habló de TVE, de Telecinco, de los políticos o de su depresión.

Publicidad

Jordi Évole citó a Mercedes Milá enfrente del edificio que fue sede de TVE en Cataluña. Allí empezaba la periodista su carrera hace ya cuatro décadas. Desde el inicio, Milá brilló con luz propia, como suele hacer. Y se hizo rápido con el protagonismo y la situación. Tras regalar al presentador de ‘Salvados’ un par de libros y una rosa blanca de su jardín, la periodista explicaba por qué era una entrevista pagada.

“Me sorprendió que me dijeras que querías cobrar”, decía Jordi Évole, que resaltaba que en ‘Salvados’ nunca pagaban. Sin embargo, parece que con ella han hecho una excepción por una buena causa. Milá le explicaba que se dio cuenta de que “mucha gente que yo no quería sacaba tajada de mi persona y decidí ponerle fin”. Entre ambos dejaban claro también que Mercedes ni siquiera había recibido el dinero, unos 10.000 euros.

A petición de Milá, ‘Salvados’ había ingresado el caché directamente a la cuenta de la ONG Open Arms. “Es la única que está salvado a los inmigrantes en el Mediterráneo (…). Es una vergüenza lo que está pasando, algún día miraremos para atrás y lo consideraremos genocidio”, decía Mercedes.

Tras sus explicaciones, Milá recordaba sus inicios en TVE. “Yo quería trabajar en televisión como fuera, eso lo tenía claro, pero era una intención que no tenía muy intelectualizada”, contaba.

Con Évole compartió algunas divertidas anécdotas de esos primeros años y de sus comienzos en la sección de deportes.

Milá repasó algunas de las entrevistas más destacadas de su carrera. “Utilizaba la seducción en las entrevistas, la coquetería…”, decía. Aunque Mercedes reconoce que eso ya no sirve. “Los asesores mataron las entrevistas, porque les hacían como entrenar. Ahí empecé a pensar que se acababa ese formato en televisión y por eso me fui. Ahora ha llegado la mentira la desvergüenza, que es gravísimo”, contaba.

De entre todos los personajes, asegura que se ha quedado con ganas de entrevistar al Rey Juan Carlos, a Isabel Preysler y al Papa Francisco. Y de todos sus programas, el más completo fue el ‘Queremos saber’ que hizo con Miguel Bosé y Almodóvar porque logró desmontar el bulo sobre el cantante y el SIDA.

TVE y Telecinco

Mercedes aseguró que tenía ganas de volver a televisión y que hace un año tuvo una oferta de TVE. Sin embargo, la descartaron después porque “me dijeron que era incontrolable y peligrosa”. Por eso no dudó en hablar de la manipulación de la cadena pública.

Milá confesaba también que la audiencia le importa “muchísimo” y hablaba sin pudor de lo mucho que le gustaba Jesús Calleja, competencia directa de Évole.

No dejó en buen lugar a Telecinco al asegurar que tiene ofertas y que ella tiene ganas de volver. “Tengo tantas ganas de volver a la televisión, de escuchar a la gente, de ayudar. Me llaman todos menos los míos. Mediaset, eran los míos. Pero todos los demás, tengo donde elegir”, decía.

“Pocas facilidades les di para entender cómo estaba. Pero las empresas tienen muy poca consideración a los problemas de sus empleados. Lo de ‘recursos humanos’ es mentira, ni dan recursos ni son humanos”, dijo claramente.

Y habló sin pudor de la depresión que atravesó estando en ‘Gran Hermano’. En la primera edición, a diez días de la final, su pareja rompió con ella. La presentadora lo ocultó hasta que terminó el programa. Pero sufrió un “infierno”. Para salir de ahí, recurrió a la psiquiatría y al propio reality, en el que se implicó demasiado.

“Mi cerebro acabó petando. Empecé a notar miedos, era un esfuerzo tan bestia que me rompí la cabeza. Los médicos me decían que no siguiera. Lo único que digo es que al que esté así hay esperanza y se sale”, contó.

“Cacho cabrón, Rodriguito”

Sin pelos en la lengua, Mercedes Milá habló de los políticos y cargó especialmente contra Rodrigo Rato. La periodista vio un fragmento de una entrevista que realizó al entonces ministro en televisión.

En ella, Rato aseguraba que lo mejor era tener la confianza de los ciudadanos. Y Milá estallaba.

Publicidad

Comentarios