‘Ven a cenar conmigo’ cerró edición vip este martes confirmando su buena acogida. Con récord de audiencia, el programa se despide además con premio compartido, Obregón ‘superstar’, una cocina ruinosa y hasta strípers.

Publicidad

Hace cuatro martes, ‘Ven a cenar conmigo’ se asomaba a Cuatro con una edición especial gourmet. Cuatro famosos se metían en la cocina para intentar ganar el concurso culinario. Poco podían imaginar que tendrían el éxito que han cosechado. Las redes sociales, en especial Twitter, han respaldado y aplaudido el formato, siendo trending topic en todas sus emisiones.

Este martes, era Ana Obregón quien ejercía de anfitriona en un último programa. Con ella se cerraba la edición gourmet con vips. La actriz abría su chalet para recibir a Lucía Extebarría, Rappel y Víctor Janeiro.

Lo hacía con un menú con recetas de familiares y amigos. Así, preparaba una vichyssoise al estilo de su hermana Amalia, quien incluso tenía que acudir a echarle una mano. Como primeros, ‘Ensalada al estilo Robert De Niro’ y ‘Espaguetis al pesto al estilo Lequio’, en honor a su hijo. Y de postre, ‘Helado al estilo de mi madre’. Platos sencillos, aptos para cualquier negado a la cocina.

Sin duda, la ruinosa cocina de Obregón llamó la atención de los tuiteros. Los desconchones de los muebles y las nulas habilidades de la actriz para los fogones coparon esa parte del programa.

Tras lograr realizar el menú, Ana Obregón recibía a sus invitados en el salón de su casa. Después de un aperitivo, servía el entrante, engañando a su paso a Lucía Etxebarría. Y es que la bióloga no dudó en decir a la escritora que el plato no llevaba nada de carne. Algo que era mentira, pues le había incluido pollo.

Además, y tras asegurar que era alérgica a la nata, Ana metía en la receta casi un litro de nata. Algo que no pasó desapercibido en Twitter.

Tras la cena, los comensales pudieron darse una vuelta por el salón de Ana. Curiosamente, apareció uno de los exámenes de carrera de la actriz. Algo que sorprendió y que provocó otro de los momentos más divertidos de ‘Ven a cenar conmigo’.

Por si fueran pocos los momentos que regalaba Obregón ‘superstar’ en su casa, la actriz reservaba una sorpresa. Llamaba a un par de amigos que, en realidad, eran strípers. Con ellos los concursantes se desataban y terminaban la velada.

Con todo ello, y como manda ‘Ven a cenar conmigo’, al final de la cena los vips descubrieron al ganador del concurso. Y aunque Rappel cogía ventaja el segundo día, finalmente tenía premio compartido con Ana. Las votaciones dejaban así a Lucía como cuarta, Víctor tercero y el vidente y la actriz como ganadores. Obregón no dudaba rápido en decir que sus 1.500 euros irían a una ONG que ayuda a niños con síndrome de Down. Rappel, por su parte, dejaba entrever que se quedaría el dinero para sí.

Récord de audiencia

El éxito de ‘Ven a cenar conmigo’ ha hecho que Cuatro haya confirmado ya una nueva edición. El programa buscará cuatro nuevos famosos para repetir versión vip en unas semanas.

Y es que el espacio se ha despedido con récord de audiencia. Semana a semana, ha ido ganando adeptos, hasta despedirse por todo lo alto. Así, en esta última entrega, ‘Ven a cenar conmigo’ alcanzaba el 9,9% de share. De media, llegaba a 1.611.000 espectadores.

Publicidad

Comentarios